miércoles, 18 de junio de 2014

EL GRAN TEATRO DEL DESPRECIO

Se creen los elegidos,....la mano de Dios,....los enviados del cielo, mezcla ungüentadora con disciplina y esperas en el patio,....de perfume de frasco Pompadour y nerviosos cuando el pueblo de colonia de granel alcanza un cierto nivel de vida,...la enfermedad del pensamiento conservador,... son especiales.

Tramas y guardavelas de despacho y destrucción, es lo que estamos viendo en España los ciudadanos de persiana enrrollable y sandalias de baratillo. Picoletas y abandono consentido,.... hasta que se hunda la salud pública, favorecimientos y ayudas a los centros privados menospreciando la escuela de siempre, indicaciones negras de la conveniencia de firmar seguros privados para subsistir y grandes subastas del patrimonio nacional a las empresas de siempre.

Inútiles somos los ciudadanos de a pié para,....alcanzar, para,... distribuir, para,... gobernar este gran paradise,....¡¡¡ no tenéis capacidad para nada !!!, ....sentencian..... La peste moderna de la imposición y la distinción.

Y es que, de verdad, vengo observando desde hace unos años un acoso y derribo premeditado y con saña, de nuestros pilares básicos de nivel de vida, con listas de espera aumentando cada día y sin intención de arreglar nada y poniendo pegas para todo, imposiciones religiosas de tramas de vida y adoctrinamiento del pagano, y justicia para quien la pueda pagar.
Nos llegan los reveladores tufos de castas de arios y plebeyos, de carne de primera y tajo bajo. 

Llevamos más de dos años asistiendo al gran teatro del desprecio,... ojeriza escrita en su A.D.N., sólo ellos caben  en los palcos de la vida y los demás a las cloacas. Me pregunto de dónde sacará esta corriente conservadora el ansia de destruir el bienestar común ganado con tanto esfuerzo.
Y como  pez en el agua  se mueven con sus criterios, sin importarles el juego del fuego y sus consecuencias.
Esa distinción peligrosa suele destruir la convivencia,...la igualdad,...las oportunidades, y sin olvidarnos, por miles de casos, que siempre ha venido cargada de destrucción, de llantos y de malos recuerdos. Me cuesta creer que todas estas  actuaciones sean lógicas y meditadas, por ¿necesidad ?,.... más bien, por un amor excesivo al sistema liberal y de encargos, a la inercia del sálvese quien pueda y a la dificultad de convivir con el pueblo llano,...somos poca cosa, pero nos quieren gobernar.

Es duro pensar que anteponen la ideología y su visión clasista, a la solución de los problemas urgentes de la ciudadanía,... el corazón de la derecha más proclive, les dicta estas  cosas.

Convivencia,... bondad,... respeto,....igualdad,... ciudadanía del mundo,... que la gente sea feliz,...sólo se pide esto para el futuro de un país.

Pequeño estudio reflexivo hecho al alo del ventano,...para que no me vean.

Chavierín.

1 comentario:

  1. Recuperar los valores tradicionales, los de siempre, el esfuerzo, la honradez, la disciplina, la bondad, la solidaridad. En realidad no estaría de más retomar algunos de los famosos "Dones del espíritu Santo" que estudiábamos de pequeños. Yo me quedaría con: Caridad, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, prudencia. Añadiría algunos que otros valores como los que menciona Bernabé Tierno: amabilidad, altruismo, amplitud de miras...
    Tenemos un amplio elenco donde elegir. Falta liderazgo y dar ejemplo.
    Estupendo artículo, Javier. Cañero. Dices las cosas claras. Si hacemos caso del "efecto mariposa" seguro que tus palabras tienen más trascendencia de la que nos figuramos...
    Un abrazo, señor escritor. José Luis

    ResponderEliminar