miércoles, 30 de diciembre de 2015

LOS SESENTA Y NUEVE DE SAN JERONIMO

     
     Como esa mano que arrojaba caramelicos lobis en la bandeja del monaguillo,.... o como esas manos delicadas que escondían en el pañuelo de cuadros las perricas del esfuerzo para entregar y adorar, así de tenues y sin más, nos conformabamos con lo que nos daban, y agachabamos la cabeza ante esa buenaventura,.... creíamos que todo era así porque no había más cera  en ese mundo de la política,.... mallazo de cañizo antiguo,.... insolente, que hoy no puede soportar el peso de la cordura que traen los nuevos inquilinos a la carrera de San Jerónimo.

     Y pienso, como positivador, que no es niebla y sombra el porvenir, sin recuerdos y añoranzas, y es tiempo ya, de plausir las manos y reconocer que vienen tiempos apasionados de política de altura.
     
     Y es que desde los bancos del sombrano observo que.....

     Las formas y fondos de los antiguos partidos acomodados viven momentos de estrés por su falta de coherencia y ejemplaridad en su época de gobierno. El tacto esgrimido en los años pasados ante los ciudadanos fue escaso y a veces soberbio y por eso, ante las exigencias que les piden los nuevos diputados, se encuentran despistados y sin capacidad de respuesta.
     Les va el juego institucional, a lo antiguo y formal, e intentan jugar al corro de la legitimidad por votos, como si nada hubiese ocurrido en estas elecciones, dejando de lado la urgencia social que requiere una rápida respuesta.
     Por eso les piden, que si quieren empezar a hablar, que hagan una ley urgente, como gesto, para que nadie pase frío por no poder pagar el gas y la luz en el duro invierno,.... lo primero
      Si no tienen prevista una segunda vivienda para los casos de deshaucio, que se paralice el proceso,...
      No hay validez en ese parlamento si hay diputados tocados por la justicia o políticos de renombre trabajando en empresas privadas  de ámbito nacional,.... dice el sentido común.
      Y como con el verbo fácil y la razón aumenta la expectación, aplaudimos que los sesenta y nueve de San Jerónimo lleguen allí para vigilar y calafatear esos asientos porosos por las costumbres trasnochadas.
       En este país, comenta el escribidor, no puede haber tranquilidad ante la urgencia social, hay mucho deterioro en los derechos sociales, en el mundo laboral y servicios públicos y no se puede perder el tiempo en zaragatas de partido,.... primero el ciudadano.
        
       Jubileo pues, ante la llegada de esas personas sencillas, discretas, al parlamento, personas que siempre han hecho falta para que funcionen las cosas, con ideas renovadoras de gran riqueza argumental.

        Nada se derrumba,.... todo se andará,.... si no hay acuerdos hoy, habrá mañana,...  y si no, retornaremos a las urnas,... lo importante es conseguir que los dirigentes actúen con sentido común.

        Conferencias, retos, nuevos cambios,.... todo esto llegará en este año que comienza

        Este es mi deseo para el 2016        ¡¡¡¡  FELIZ AÑO NUEVO  !!!!

       Chavierín

         
      

     

    

miércoles, 16 de diciembre de 2015

LA NAVIDAD,.... by Chavierín

     Para celebrar la Navidad quiero exponer con calidez las estampas dulces que llenan los lugares de la bondad para adornar con retazos de esperanza ese mundo bueno que conocimos y nos reclama de vez en cuando. 
     Emplearé para ello, en la placidez, esas imágenes de pueblos y aldeas que conforman nuestra forma de vida,  de estancia, camino de los tiempos y que se mantienen en silencio con sus luces y tranquilidades, rodeados siempre, de la luna y las estrellas.

      Como principio, traeré a mi memoria esos momentos de plaza en el banquil,... de patio,.... de frisel,... de balcón de flores,.... de begonias, de encuentros y abrazos con nuestros mayores,.... del deseo de estar,.... como con ellos,... 
     Y el ánimo,.... ¡¡¡ cuanto daría por estar juntos en estas fechas,.... y celebrar,... y abrazar de nuevo !!!,.... pero no puede ser,....  porque la mayoría ya no están....

     .....pero tengo y me conformo.... con mi imaginación venturosa....

     Y porto, para empezar, esa expresión de cara bondadosa de cuando las esperas en el bus, de llegada del viajero ausente, y la alegría del encuentro, con emoción y ternura para celebrar juntos el mantel de la Navidad,....con el brasero y la celebración....Y siento, el también de la harina, en el belén del lucernario, adornando esta cena de familia,....entre ladrillo rojo y cantos de cardelina,.... junto a la charata del fogón,....
     Y salgo, y voy a buscar cantos de Pastorela en el lugar de adoración cercano, en esa noche blanca que completa la felicidad de ánimo,.... y oigo, el sonido del panderetil de Raimundo acompañando con cantos al niño en el cestillo de mimbre, en reverencia, como costumbre que nos mantiene....

     Esta Navidad vuelvo a" la casa a donde los recuerdos duermen ", como es de costumbre, y me encuentro con que las escenas, que fueron y estuvieron, también quieren ver y disfrutar, y por eso me piden,.... presurosas,  que las saque a pasear,... y yo, raudo, obedezco, porque fue tanta la ternura recibida que es lo menos que puedo hacer.
     
    No sé cuanto tiempo querrán estar, porque intuyo que los encuentros serán largos y dichosos y seguro que tendré que tener paciencia porque querrán preguntar,.... y sollozar,... y besar,....  y buscarán esa caricia de la mano en el rostro para decirnos que el amor continúa y que su ausencia la estamos llevando bien....
    
    ..... todo será emotivo....

   Y esa es la realidad porque a menudo llamamos con tristeza a la puerta de los recuerdos,.... como para estar con ellos,.... y hablar,... y acariciar.... y recordar....

    En las navidades siempre tenemos unos invitados especiales,....de aurora boreal que viene del firmamento llevando a esas personas maravillosas que un día nos ayudaron a caminar,.... a mantenernos en pie y a luchar contra las vicisitudes.
    
.....no sé si cabremos todos en este mantel de la melancolía....

     Es mi canto a la Navidad.... FELICIDAD Y ESPERANZA,.... para las personas de bien.

   
 Chavierín