lunes, 25 de julio de 2011

¡¡¡ VENDO POEMAS DE AMOR !!! ,.... by Chavierín


Deseos , cantunas, poesías de la vida, amoríos, amores dulces, desventuras , logros y aplausos,...
es lo que intentaba vender Eliseo, sobre unos viejos trozos de papel, en la puerta de la iglesia y simplemente por la voluntad. Llevarse unas monedas a casa y llenar su maltrecho estomago  dependía de si el comprador era una persona amante de la literatura y de las artes.
 Era un callejero alegre, pensador y culto y, el que sin darse cuenta, reconfortaba la mente y animaba a los que tenían el espíritu bajo y triste.
Eran tiempos del romanticismo, del nacimiento de otras formas de pensar, de la sensibilidad con las artes y  del porqué de la vida.

Hoy no se emplea esa pequeña hoja arrugada de papiro para contar en los soportales los amores, los hechos y logros acaecidos, los vemos en los medios actuales y con el roce diario, verdaderos poemas de amor, actuaciones y actitudes de personas que nos muestran con su ejemplo, cómo levantar el ánimo y el sufrimiento en los sitios donde abunda mucho la tristeza.

Las grandes llanuras africanas están llenas de sufrimiento, de escaseces, de desorden.... y siempre tienen cerca alguna vida amiga que les dedica su tiempo y su existencia para hacerles la suya más llevadera,....todo son años y años de dedicación a cambio de nada,.... ¡¡bueno, sí !!, de gran satisfacción, de que con su ayuda, ven cómo, estas personas, van saliendo  adelante.

Cuando se convive en centros de acogida con gente problemática, o en centros de recuperación del mundo de las drogas, y ves que con el tiempo estas personas van organizándose la vida y se hacen autosuficientes,   o cuando se desviven en la recepción de emigrantes, con miradas perdidas, bajando de las barquillas, buscando una mano amiga, o cuando, en el invierno, veo siempre a la misma persona, en la plaza del Pilar, bajándoles a los indigentes, que duermen en la calle, un café con leche, bien caliente..... Ante el sufrimiento es cuando afloran verdaderos poemas de amor y de agradecimiento.

La sociedad necesita de profesionales, de buenos profesionales, de los que quitan el dolor físico y psíquico, de los que le toca trabajar con la tristeza y de que con suerte la pueden convertir en alegría,  y de personas, que por amor familiar, dedican años y años de su existencia a hacer la vida más llevadera a los enfermos de larga duración; la misma actitud, la misma resignación, ninguna queja y.... ¡ cómo no !, muchos besos y caricias....verdaderos poemas de amor.


En este mundo moderno en donde todo se mide por la rentabilidad, por los números...,por interés, en donde da igual que millones de personas mueran de hambre, en donde no se da importancia a la vida, al sufrimiento, al dolor,... siempre habrá " poetas " que nos venderán con sus actitudes y ejemplo verdaderas montañas de ternura.

La base de la sensatez la conforman estas personas, condimento básico, para construir un mundo mejor.

Chavierin, con amor , se quita el sombrero.

jueves, 21 de julio de 2011

EL PEREGRINO,... en Alpartir


Ciertamente que me apetecía acercarme una vez más a ese lugar tranquilo, atravesando  las campiñas rojizas  de  viñas, cerezos y almendros, mimadas, y de otras, abandonadas a su suerte.
Me acompañaba mi relajación, mi observancia, los buitres, que desde la distancia, me decían que,...¡¡ a tí te conocemos !!,... lo intuía, los lardachos, que comienzan a dar señal de vida, cuatro o cinco perdices con porte engreído y la gayata de fresno heredada del abuelo Francisco,... esos eran mis compañeros de paseo.

A lo lejos diviso la barrera natural de rocas que protege la planicie y dibuja los antiguos dominios del convento , gran escondedora de grutas y huecos con estalactitas y que abriga a la deteriorada ermita de San Clemente,... en antiguo, destino de procesiones y novenas. Al llegar, " el reposo de la ermita ", marca la línea de aproximación al convento por la acequia surtidora  de la huerta,... y por la higuera y sin pedir permiso...,sigiloso, me acerco,...  ¡¡¡ se puede !!!,.... ¡¡¡ hay alguien ahí !!!...,con delicadeza.... como esperando respuesta del P. Damián, o de fray Daniel, o de fray Mauro.

Impresiona el silencio..., queda aura, uno se impregna de respeto, de lamento, se intenta maldecir y reconstruir todo con la mente y darle vida de nuevo,... oír las plegarias de los frailes,.....pero en vano, sólo quedan los paisajes perennes de la sierra y de la llanura y unos cactus centenarios que guardan en sus hojas algún que otro mensaje para darle al visitante.

Te sientas y observas,... a veces rezas, dando gracias por la bondad del lugar y su belleza, y diriges la vista a los heremitarios de la colina, pequeños recintos de meditación y ayuno que empleaban los frailes para poner en orden su espíritu.
Soplaba el viento, y en el antiguo patio intentas recrear historias,... de vida,... de cánticos, de visitas de los lugareños a fray Faustino, el bodeguero, para probar sus vinos y de paso pedir algún consejo al padre espiritual del convento para ordenar sus vidas....¡¡ Ora et labora !!,...les reprendían.
Desciendes de lo alto del convento, cariacontecido, vuelves la vista y crees ver, las cabecillas y los brazos de los frailes observando tu despedida y diciendo:... ¡¡ ven más a menudo Chavierín !!.

No es momento de lamentaciones, por lo que pudo haber sido y no fue, es el retorno a un lugar tranquilo que te transmite mucha paz.

Uno se tiene que enriquecer, en los lugares donde vive, con las historias y maravillas que en otrora se crearon, para integrarte y ser uno más,como por ejemplo,...en el municipio de Alpartir.

Chavierín.

viernes, 8 de julio de 2011

LA VAL DE UBIO en Uncastiello


Recuerdo bien aquellos años de mi niñez en mi casa de labradores, en el pueblo, cuando en el mes de junio hacía acto de presencia  mi abuelo Luis con la burrica cargada de cestillos llenos de cerezas y abridores, frutos del final de la primavera que ofrecía la barranquera de Ubio y que eran muy apreciados por los vecinos del lugar.
Mi madre Soledad se convertía por momentos en una feliz vendedora presentando el producto en el patio de la casa.

La finca, a la cual he nombrado alguna vez, en estas fechas, se convertía en un inmenso vergel con  variedad de frutas y hortalizas situadas al lado del barranquillo y rodeada a su vez por los campos de cebada y trigo y por los sonidos inconfundibles de las esquilas del rebaño,  cabras y ovejas, que pacientemente cuidaban el Sr. Ricardo y su hijo Paco.

Yo, imberbe jovencillo, me adapté bien a las temporadas de verano que pasaba en la finca. Hacía compañía a mi padre Tomás e intentaba ayudarle en lo que podía, algo así como engrasar los trillos, ir por agua al pozo, pelar patatas para el rancho, recoger las gallinas, llevar a abrevar a las caballerías.... Era feliz con mi mundo de juegos, de nidos de milaneta, de peira, de sargantanas, de ranas, de culebras, de "medicos ",....de vitalidad, de observar, ratos y ratos, al ganado en la pared del serenau y de imbuirme del perfume a sirria y a mies que llenaba el ambiente.

Años dorados y vitales. Mi padre me decía que los años más felices los pasó en este lugar cuando éramos pequeños y puedo decir que corroborando su afirmación es verdad que  formábamos un buen tándem, yo era feliz y él tenía un buen pinche.

La caída de la noche sonrojada  con el haz de luz de los candiles que salía por la ventana, dibujaban una estampa digna del secano aragonés , la paciencia y el empeño en el rudo trabajo, acababa una jornada y las gallinas impacientes anunciaban el comienzo de otra, su ciclo vital no les fallaba....y Chavierín.... a echarles de comer.

Otro día escribiré sobre la "historía interminable " de Ubio, hoy sólo presento un sentimiento en el recuerdo, me apetecía retornar a ese lugar , estar con las personas, en su ausencia y pasar un rato triste-alegre en ese, para mí, lugar de ensueño.

Estos días me voy de vacaciones a Alpartir, el pueblo de mi mujer, allí disfrutaré del olor a serenau, de la compañía del burrico de Francisco y de los cantos nocturnos del cuco y del cuclillo, bonitas sinfonías para las noches de verano.
Estas son unas maravillosas secuencias de la vida que he tenido la suerte de disfrutar.

¡¡¡ Ponte el sombrero, mozé !!!.
Chavierín.