lunes, 18 de mayo de 2020

LO QUE QUEDA EN LA RETINA DE UNCASTILLO

          Como oro en paño guardo los relatos que mi padre un día me contó de aquellos años aciagos en Uncastillo. 
     Los quiero dejar en libertad pero prefiero que se queden en el lugar de las tristezas porque causaron mucho desasosiego. Solo les daré permiso a los momentos llenos de afabilidad que se quedan en la retina para toda la vida.

     .... Actitudes que engrandecen....
     
     Como cuando los vientos del Este afectaron al pensamiento de la dignidad en Uncastillo. Los menesterosos, que pedían el pan y el jornal en medio de los latifundios, después de respigar los campos detrás de la segadora y rellenar el capazo con alguna almendra perdida para completar el puchero.
     Por esas circunstancias de hastío calaron los mensajes de libertad de la República, " Todos tenían derecho a disfrutar de lo que la tierra ofrece ", y escribir con gran infortunio el eslogan ," La tierra es para el que la trabaja ".
      En medio de tanto pensamiento y tanta reflexión quisieron aprender a leer y a escribir para  informarse de lo que pasaba en el mundo y dejar atrás la ignorancia,... esto me contaba mi padre,... lo que engrandece,... la actitud,... lo duro y cruel, también me lo contó, pero no toma parte de este relato.
    Y por eso quisieron que estudiaras y te enviaron en un Seiscientos a estudiar con los frailes a Elizondo,... a los de los calcetines negros, los mandaron al seminario de Jaca a darle al latín y a la sabiduría,... querían lo mejor para sus hijos. Y cuando te preguntaban por esos lares de Dios de qué pueblo eras, esperabas la frase,... ¡ Vaya pueblo chulo que tienes !,... a pesar de todo, nos enseñaron, también, a sentirnos orgullosos de ese lugar.

    Como oro en paño guardo esa sensibilidad,... como cuando ves desde el corral Dinsa, a lo lejos, las torres del castillo,... esa imagen se queda en la retina toda la vida. O cuando desde lo alto de la torre del homenaje divisas con miedo el poderío de tu lugar de nacimiento.
    Y aprendes a amar el arte,... y las torres y las iglesias,... y los sonidos de las campanas, y memorizas en las noches de la ciudad los nombres de los manantiales, y los detalles,... de cuando te agachabas a beber agua de rodillas,... o cómo colocabas la mano en el pozo de manivela de la plaza del Olmo para hacer un remanso,.... 
     Y recorres las cabañas de las veredas, aquellos santuarios que en tiempos nos protegieron. Te predispones y paseas por la Medina con los hombres de renombre antiguo, mi tío Babil y Ezequiel y los acompañas hasta el huerto de la Luna, para soltar el agua para regar,... eran doctos con la siembra.

     .... con respeto siempre....

    Algunas veces repasas los destinos de los que te acompañaron por el lugar y compruebas que muchos ya no están,... y los buscas en tu retina para recordarlos porque tomaron parte de tu recorrido vital en el pueblo,... a veces la emoción también hace acto de presencia.

    Esta vez toca escribir sobre sensibilidades y sentires,... tu raíces son fuertes y quizá por estos días tan complicados, salgan a relucir los sentimientos.

    Qué le voy hacer.

     Chavierín

     

    

sábado, 9 de mayo de 2020

CUANDO SUBE LA MAREA

               Recuerdo la situación curiosa que me ocurrió en el pueblo de Isla, en Santander, cuando para observar el mar tuve que atravesar un bosque tan frondoso que apenas podía pasar la luz. La tensión que recibí de cierto misterio al salir de la espesura y llegar de repente a los acantilados, me asustó, mi vértigo con los miedos y el sentirte rodeado por el mar, preso del agua, encogió los temores de un hombrecillo que está acostumbrado a la seguridad de los "campos de Castilla",... la inmensa mole de las aguas del mar siempre me ha llamado la atención, y más desde los arrecifes,... la fuerza de la naturaleza en todo su esplendor,... no somos nada... 

     .... Cuando las aguas del mar van y vienen por el magnetismo de la luna,... entre ellos se llevan bien...

     ..... sirva como prefacio de escritura ..... para hablar de los miedos

     Y no habría nada más que hablar por los miedos y la penumbra de futuro que nos acompaña por esta rebeldía de la naturaleza, pero es conveniente y necesario acostumbrarte a vivir en lo que puede ser un mundo distinto, rodeado de este pulgón que nos amenaza, volverte trivial y mantener las distancias de los unos con los otros,... 
     ¡ Unos por el barrio de San Juan !,... y otros, por San Martín !,... ¡ Qué preparo !,... ¡ Quién nos lo iba a decir, señor Delfín !,... ¡ Nada, nada, no hay más remedio !
     
     Hoy no sabemos nada del futuro, ni cuándo acabará esta epidemia, hoy veo todo con una redecilla puesta en la cara que me dice que todavía soy prisionero del investigador y de su acierto con los alambiques,... ¡ Cuándo acabará esto mozé !,... ¡ No lo sé, abuelo, no lo sé !...
     Cierto miedo queda en el ambiente, quizá porque estoy leyendo más de la cuenta las columnas de los entendidos que no ven la situación con claridad y que anuncian, además, algún rebrote en el otoño,... ¡Quizá el aguantador también se canse !
     Estos días estoy observando la salida de los mayores de setenta años por el parque, reposados, pertrechados con su mascarilla, con un color muy bajo de piel y quizá cansados de la situación,... a estos señores, si pudiera, les daría montones de esperanzas.
     
    Quizá porque sube la marea emocional, toque escribir con un poco de agobio; haces cuentas de los meses de espera y no ves la salida.

     Pero bueno, entre algo de vida indoor y un poco de autdoor, te sientes con fuerzas para aguantar lo que venga,... tenemos que estar ahí... para ayudar a los que tienen que salir para adelante.

     ¡ Animate, Chavierín, que te veo un poco pocho !,... ¡ No hay problema !,... ya he puesto un cuadro de Monet para observar todo de colores....

    Chavierín
     

martes, 28 de abril de 2020

ÉXODO EN EL BOULEVARD

          "Alguien dice que nos tenemos que marchar, que no merecemos vivir en este planeta,... nos habíamos apropiado de él,... no lo supimos respetar "
    
      ... lo violentamos...     
      
     Había que emplear el ingenio para fabricar artilugios para complacer a la modernidad, éramos demasiados para alimentar,... algo teníamos que hacer, aunque eso, no justifique nada.
     Allá por el año del Descubrimiento de América íbamos de la mano con los seres del planeta, estábamos en igualdad de condiciones, sobrevivíamos de manera natural, con el aire limpio de los mares y montañas,... sin apenas agresión, lo justo para pescar con barcos de madera y con animales de tracción para sembrar los campos. El aire, los mares y la floresta tomaban parte en todos los altares de acción de gracias a la natura.

     .... pero con el paso de los años...
     
     Esa inteligencia que nos diferencia de vosotros, fue la que os dejó en el abandono,... no supimos estar a la altura.
     Nos convertimos en inventores y alquimistas y llenamos el mundo de chimeneas infernales que llenaron el cielo de gas y colores grises.
     Deterioramos el planeta,... lo volvimos triste, de reformatorio, y cuando nos tenemos que quedar en las casas porque la naturaleza se enfada, nos decís a la cara, con razón, que esto se veía venir,... y como castigo, inundáis las calles y los bulevares de la ciudad, igual que los antiguos conquistadores,... estáis en vuestro derecho.
     Y nos indicáis cómo tenemos que vivir, sin contaminación, restaurando la capa de ozono, para no tener problemas de respiración, y con la fauna y la flora, cumpliendo su misión,... ¡ Qué razón tenéis ! 

     En estas semanas de reclusión, el silencio nos ha invadido, estamos de retiro emocional, de reflexión,... quizá para sacarle algún significado a la vida y a la fragilidad humana.

     El retiro largo, queramos o no, algo nos ha amansado,... comprendemos con sorpresa el éxodo y la invasión de los animales del campo a la gran ciudad,... y los vemos con envidia, ellos disfrutan de la libertad y nosotros no,... los estábamos asustando. 
    
     Aguantamos el encierro como castigo, por haber violentado en algún punto la cadena biológica de la naturaleza,... alguna vez tenía que responder.

     ¡Cuando acabe todo esto, no sé qué camino tomaremos, el de Ajatón o el de Picanido,... uno de los dos !,... ¡Aún no ha pasado el pregonero, o qué !

     ¡ Qué se yo !,... ¡ No lo tienen claro !

      Chavierín.

     

     

       

      

sábado, 18 de abril de 2020

" RELATOS DE UNCASTILLO "

     Estos días he estado leyendo la historia del Hagadá, un libro ilustrado, con imágenes muy bellas que narra la historia del pueblo judio, en sus comienzos, desde el Antiguo Testamento, hasta cuando fueron expulsados del Reino de Aragón y recalaron en Sarajevo.
     El libro lo leían las familias hebreas en la cena de Pascua, como tradición y costumbre, en el Seder, a la luz de una vela, era su libro guía de obligado recordatorio para sus descendientes. Al día de hoy está en el museo de Sarajevo, como una joya con un gran valor sentimental.
    Me agradó el artículo y apareció Pedro de la Luz para recrear. 

    .... Salvando enormemente las distancias y acompañado del olmo de la plaza,... que, buenas varicas hacía,... empiezo.

    La temática que llevo de escribanía sobre lo que pasa en mi país y en el mundo de opinión y reflexión, la voy a dejar aparte y me voy a centrar en este escrito, en hablar de Uncastillo y sus historias, en las cuales estoy implicado como nativo de ese lugar, que lleva desde crío en el bolsillo, una libreta de alambre para apuntar lo que a bien tiene menester.
     
     ¡Pues sí, sí, mira por dónde !, a este sencillo guardián de los recuerdos también le gusta escribir sobre lo que vivió en su recorrido vital en el pueblo, describiendo situaciones y sentimientos, y " contratando para el cometido ", a personas que por su peculiaridad y cercanía le ganaron su aprecio,... por eso los hice partícipes de mis historias. Los escenarios de tronío los tenía muy a mano, en las alturas, en los almenarios de las iglesias y el castillo y por esos campos benditos,... ¡ Había muchos lugares por descubrir ! 
     Los cacharricos de adorno y acompañamiento para las historias venían de las cabañas del monte y las hortalizas, y los diálogos y el habla, de Corfallanas y Busal, el que se estilaba en los diálogos y en el bar,... nuestra forma de estar y celebrar.
     Y con todo esto compuse los relatos para hacer partícipes a los actores en estos magníficos escenarios.
     Y tocó escribir sobre el elogio del lugar, como mandato de nuestros antecesores,... ¡¡ Os dejamos muchos monumentos para que los cuidéis !!. Sobre nuestras costumbres y sabores, expuestos en " La Tienda de la Melancolía ", para que de vez en cuando se vayan a ver y a degustar.
    Abrí relatos de la Navidad en ese escenario de recuerdo anual, que nos diferencia a los que hemos disfrutado con esas fechas,... melancolía pura. 
    Otros salieron de mi imaginación de recreo y momentos, dando vida a situaciones curiosas que nos exponían tal como éramos,... en las escuelas,... en las iglesias,... en el casino,... en el trillo,... en la fuente de la manzana,... en el sombrano,... en la calle Mediavilla,... en la barranquera,... en el bar,... en los corros,...
     Para adornarlos emplee palabras que también se encuentran en ese lugar, como terciopelo,... poemas,... sutilezas,... silencio,... tristeza,... carrusel,... caricias,... arte,... ordio,... balluecas,...

      Así cree esta especie de manuscritos y los ilustré con fotografías cercanas de expresión para entender mejor el relato.

      Esto es lo que observé y viví en mis años por los rincones del pueblo y lo expongo como algo peculiar en este recorrido de mi existencia que, tampoco es que tenga mucho valor, pero que reflejan nuestra singularidad,... tal como somos,... ¡ Amos digo yo !

     Este es mi librillo ilustrado y escrito que esta guardado en el blog, para el que lo quiera consultar, con historias de los años sesenta hasta el año del Coronavirus,...  
     ¡¡ Madre mía que tronada !!,... ¿ Has encerrado a las gallinas ?

      ¡ Vaa !,... los jóvenes no hacen mucho caso de estas cosas !,... quizá cuando sean más mayores, les hará ilusión,...

      Contando cosas del pueblo para las futuras generaciones.

     Chavierín.

     

     
    

      

    

     

miércoles, 8 de abril de 2020

PEDIR PERDÓN

              " Dejemos que la vida solo se marchite igual que las flores,... por natura,
                 como las agujas del reloj que no marcan bien el paso del tiempo,... por deterioro,
                 solo por eso, por esa verdad,... como los cuentos que nos contaron a la luz de una vela,... 
                 los que se quedan en el corazón y que perduran en todas las vidas,...
                 como el amor a nuestros padres. "


          Muchas veces me pregunto en qué mundo vivimos, si lo que nos enseñaron del respeto y la adoración a nuestros mayores, solo sirve hasta la esquina de al lado del pueblo; más allá, se encuentra la necesidad de dejar en otras manos el cuidado, con buena intención, por obligaciones adquiridas. Tienes fe y confías que ahí estarán bien, como casi siempre es, pero olvidamos que un centro residencial está hecho en el fondo, para hacer negocio con rendimientos prontos. Solo queda la esperanza de atención de la cuidadora que se crió con esos principios como garantía de buenas maneras. Todo está organizado así.

     Estos días estamos sufriendo uno de los capítulos más sangrantes de la epidemia. Muchas personas mayores están muriendo,... demasiadas. El virus les ataca violentamente siendo las residencias el mayor foco de infección. 
     Todo el país está metido en esta disyuntiva, y llama la atención la respuesta de los tutores de las residencias, en muchas han actuado bien, poniendo en marcha el protocolo, en otras, las mas lamentables, han abandonado dejando a su libre albedrío a los internos, encontrándonos con casos sangrantes que rayan en la falta de humanidad.

    A los que nos hemos criado en el respeto máximo a los mayores y a despreciar el sufrimiento, estos casos, nos están resultando lacerantes, tanto, que nos sentimos tan culpables como esos gestores de medio pelo que no han estado a la altura,... ¡ Cómo puede ser que se nos escapara el prever  semejante daño ! 
     Te pones a pensar y haces una breve reflexión sobre lo que ha sido la vida de nuestros mayores y qué final han tenido,... los de más de ochenta años,... aparecen las lágrimas en los ojos,... ¡ Qué mancha más grande ha quedado en el país con nuestros mayores !
     Nuestros mayores no se merecían semejante final, nacieron en un país difícil y han estado siempre pendientes de los hijos y los nietos, y cuando les llega la etapa de la tranquilidad, esta catástrofe se los lleva por delante,... no es justo.

     No sé cómo vendrán los tiempos de ahora en adelante, pero una cosa está clara, la gestión de la vida y las residencias de nuestros mayores, la tendrán que organizar personas con sabiduría y con una sensibilidad especial.

     No hemos sabido estar a la altura,... les pido perdón,

     ¡ Grandes personas, sencillas, poblaron nuestro país !

     Emocionado,... 

     Chavierín
     

      
     

          

           

     
          

     

     

               

lunes, 30 de marzo de 2020

LA BANALIZACION DEL DOLOR

                    Cuando de crío me contaban con lágrimas en los ojos lo que les hicieron a muchos vecinos de Uncastillo en la represión de la Guerra Civil, aprendí a despreciar la maldad y a preguntarme cómo el hombre puede llegar a ser tan cruel.
     Analizar, buscar respuestas sobre estas conductas siempre han revoloteado por mis escritos. Por uno o por otro acontecimiento ocurrido, las incriminaciones siempre han estado presentes,... odio la maldad.
     La vileza ha dado mucho de sí,... en la Segunda Guerra Mundial,... con la dictadura en España,... en Sudamérica con los golpes de estado. etc. etc., la maldad ha abundado mucho en el siglo pasado, cubriéndolo de mucho sufrimiento.
     En los páramos de mi querida España todavía persiste la alabanza a esta forma de pensar. La reticencia para aprobar La Memoria Histórica, el querer preservar la memoria del Dictador, dan idea del semillero que aún existe en este país.
     Y me pregunto, ¿Porqué estas personas siguen con sus postulados nada edificantes ?,... ¿ Porqué no les importa el dolor ?.
     En unas fotografías que Gerhard Richer hizo a los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, comentaba Monika Zgustova, en su artículo la Banalización del mal, que por la vida tan normal que mostraban las fotografías en esa época tan sangrienta, no les afectaba lo más mínimo el daño que causaban, eran expertos en banalizar el dolor,... el sufrimiento,... asumían sin ningún complejo los postulados del Nacionalsocialismo.

     ... ¡ A dónde irá a parar este mozé !...

     Hace unos días en el Congreso volvimos a ver una nueva actuación de la derecha extrema de este país. 
    Cuando la ciudadanía está sensible con lo que está ocurriendo, aplaude a los sanitarios y se queda en sus casas por el bien de todos, y espera que todos los grupos políticos actúen igual, aparece de nuevo la banalización del dolor, aprovechan esta circunstancia para hacer política de una forma demencial y agresiva,... alumnos de esa escuela.
     Es justo sacar conclusiones, estas personas llevan en su A.d.n, esos perfiles de conducta provenientes de aquellos malos recuerdos. Ni ante estos acontecimientos tan duros como los que estamos viviendo, son capaces de reflexionar y echar una mano,... son estas personas pobres de espíritu, de todos conocidas,... los alumnos de esa escuela,... sangre de su sangre.

    Produce mucha indignación que empleen el dolor para llegar al poder cuando se requiere mucha tranquilidad.

     No hay manera de hacerles entrar en razón,... fundamentalismo puro.

    Chavierín. 
         

viernes, 20 de marzo de 2020

¡ QUIETOS EN LA CABAÑA ¡

          Bueno, pues aquí me encuentro en la oratoria del ordenador, intentando recomponer una historia con lo que estos días nos aflige. 
     El cortar las alas,... el cercenar la libertad sin haber cometido un desvarío,... el que te recluyan en la almena del castillo como cual princesa de cuento rebelde,... el que no puedas hablar con la vecina al salir de misa,... todas estas improntas recogen las sensaciones que causa la obediencia para que no nos afecte el Coronavirus que viene de Oriente.

     ¡ Cagüen diez, a qué hemos llegau !

     Pues sí, nunca nos habíamos enfrentado a una respuesta tan fuerte de la naturaleza. El viento viene impregnado de pelusillas de virus que  inundan los países sin pedir permiso en las fronteras. El enemigo no es imparcial y ataca a todas por igual,... ¡ Oye, que nosotros somoos !,... no vale para nada la distinción. 
     Se abandonan los discursos políticos de pertenencia y todos van corriendo a poner las quiletas en sus aduanas. Hablan el mismo idioma y proponen los mismos remedios,... se han puesto de acuerdo,... menos mal.

     .... desde mi retiro espiritual....
     
     Dejando de lado las previsiones negativas que dicen que vendrán, tengo que decir, que es  bueno andar por las sendas del positivismo y no dejarnos llevar por las noticias, que sobre este tema, lanzan los medios de comunicación. Importante es la mentalización y hacer como que nos metemos en un convento de clausura durante algún tiempo y la madre superiora, con el reloj en la mano, nos manda a comprar todas las mañanas,... o que pertenecemos a un grupo de los Amis, llevando una disciplina ejemplar apartados de la ciudad. 
     Todo es bueno para colaborar en el ideario que dictan los sanitarios. Recuerdo que a las caballerías, cuando estaban apacentando, les ponían unas trabillas en las patas para que no recorrieran mucho terreno,... no será este el caso.
    Como bien dice mi amigo José Luís, en el articulo de su blog. Mi periplo, " Confinamiento ", estamos en una situación especial que requiere atenciones inteligentes. Lo ocurrido nunca había pasado en este basto terreno mundial y por eso se requiere tener mucho ingenio para solucionar el problema,... grandes virólogos han encontrado soluciones en otras situaciones,... tengo fe.

    ¿ Miedo ?,... bueno el mirar más allá es normal, pero también es bueno recordar las épocas que ha vivido la humanidad de dolor y sufrimiento, con las guerras de todos conocidas. Y si más a mano escribo, porque la tengo que nombrar, los años que pasaron mi padre y sus  compañeros cuando los llamaban para ir a la guerra con dieciséis años. Y de dolor podría poner también, esa etapa que ocurrió en la España de venganzas y sufrimientos.... y no olvidemos los sinsabores que da la vida por la muerte directa de algún ser querido,... todo esto nos tiene que hacer reflexionar para tomarnos la situación con filosofía y tranquilidad.

     ¡ Quietos en la cabaña !,... de donde venía en tiempos la protección....

    Me quedo en la ventana sin ruidos, en espera de salir al balcón para aplaudir a los sanitarios que son los verdaderos artífices de esta lucha,... ¡ Faltaría más !

   ¡ Mosen Alejandro !, no podemos ni ir a la novena,... ¡ Qué se va hacer !,... hay que obedecer

    Chavierín.

* Recomiendo leer el articulo del Blog. Mi periplo, titulado, " Confinamiento "