jueves, 15 de diciembre de 2016

EL INCIENSO DE LA NAVIDAD

          En estas navidades me gustaría volver a los detalles,... a la esencia, a los trazos que se quedan en la retina,... como instantes,... de ese escaparate que siempre mirabas al pasar y que permanece cerrado por el paso del tiempo. A menudo, te detienes y quieres pensar,... y construir momentos,... y hablar con el tendero,... y sientes, que aún quedan en el portal esos sabores dulces de antaño.

    .....¡ hola !, --- ¿qué te trae por aquí ?,... nada, --- sólo quería contemplar,... y ver,... en esos tiempos...

    Y allí estarían los sacos abiertos exponiendo los alimentos de siempre, de legumbres y gránulos con olor a simientes y ungüentos, clavos y clavillos que te esenciaban y exponían las maravillas del campo.

    Quizá una sonrisa, una triste emoción,... pero quiero recuperar la artesanía y la tradición porque en mis primeros años era lo que había, lo que teníamos y lo que dibujaba la forma de vivir de aquellos tiempos rodeados de la leña y aserraderos, de bolsicas de flores pan y premio, con bandejica de presentación,... y cojo la vez,--- ¡¡ quién va la última!!....  y tomo la cesta de mimbre y el talegón, y el bolígrafo de Bic para hacer la cuenta en el papel destraza,... 56,30 ptas,---¿ me ha puesto los higos pansos ?, y,... ¿ la canela ?, ---- ¡ todo lo llevas dentro de la bolsa !.... ¡ adiós, señora, adiós !

    La noche se adormecía,... el aguanieve se posaba en las hombreras del chaquetón,... frío sano de piedra romana y duros inviernos, el anuncio del adviento se sentía entre la tenue luz de las calles y el resplandor de las ventanas, y al final, breve mirada al torreón de la iglesia y a las estrellas de ese cielo raso bienaventurado.

    .....¡ acabando de comprar, José !,...sí,sí... ¡ hala, pues, mozé !

    Tomas de tu libreta  de alambre, esas costumbres y momentos que antaño anotaste y los cubres de incienso, para adornar y celebrar estas fechas de la Navidad,... y sientes la brisa,... y el frío,...y la tendencia a querer estar con los de siempre.... y te das cuenta de que todo lo que haces es como una tarjeta de presentación, buena,  contra el olvido y los malos momentos.

    Para estas navidades, deseo que la bondad y los buenos sentimientos inunde a todas las familias del mundo.

   De corazón,        ¡¡¡¡   FELICES  NAVIDADES !!!!


   Chavierín.

     

    


domingo, 4 de diciembre de 2016

LA BARRANQUERA


        En la vera, en tierras limos y aguadas, a orillas del barrancal, cerca del río,... allí habitan. Vivero mísero de hierbas tiernas de aporte, de lechacinos y cardos de flores lilas, que pueblan el brazal,... expuestas, entre balluecas de semilla y candelero,... aireadas y columpiadas por las brisas de la tranquilidad,... en silencio, ahí quedaron y ahí sobreviven al abrigo del manantial.

         ..... y como tierras sin fronteras,  los saltamontes y otras ánimas asíanse fuerte a las cañas del florestal...

         ..... y a su vera....

        Retomó el ajau y la burrica,... y retrasó en el tiempo los recuerdos,... y se sentó encima del lastón con las perneras en alto del pantalón,... y lanzó la mirada,... y contempló,... y colocó a su vera el cantarillo del corral,... para refrescar y pensar y volver a desbrozar la hierba de los tiempos de ausencia. Y empleó el sol que acetrina, para honrar y cultivar,... y usó la dulzura con manos de hombre mayor, de los benditos hombres del campo, de cuando la edad les lleva a dar vida, otra vez, a las tablicas de al lado del río.
         
         Mientras, los juncos y chopos, protectores, se hacían eco y se ilusionaban con la nueva compañera, rodeados por el ramal de la burrica, que apagenta y se entretiene entre la hierba y el fresco aguazón,... la mañana al empezar....

         Y asiente y elige,... y es feliz,... y camina despacio para comenzar a trastear con aprecio rural ese sementero de tierra que le apasiona.

          Y subirá río arriba,... y buscará el riego,... y el azud,... y las cañas para entretejer,... y pondrá un trapico de tela en la tajadera....

          Y esperará y ensalzará,.... y recogerá esas dádivas buenas de sustento con paciencia, los frutos de la siembra,... y el mimbre de la cesta,.... y las alforjillas que acabarán el proceso,... entre albarcas y peducos, entre la escoba del gusano patatero y la latica de regar el cebollino, como si los viera,... y al acabar la jornada, ----¡ hala Romera, que nos vamos a casa !,... al atardecer, rumbo a la hacienda. 
          
          --- ¿ Qué traes hoy padre ?---

           Al final prendo el dulzor y atraigo estas costumbres plenas de sencillez, para dar importancia a la tierra y al hombre, y escribo un delicado homenaje para honrar a esos señores de barranquera buena que dieron vida a esos lugares,... mi tío Manuel,... el apreciado Domingo,... mi padre Tomás,... y más,.. y más paisanos,... todos supieron hacer de la natura un poema,... eran felices.

          ......y ahí estaban los tres sentados. otra vez, en el muro de la puerta.... como tantas veces...

          ....mientras,... 

          ..... en el obrador, dentro del canasto,.... los frutos de la barranquera disfrutaban con  orgullo...

          .... y la señora de la casa....

          ¡¡ no me has subido las borrajas que te he dicho !!

         ..... ¡ hay, para!,... ahora mismo voy,... ¡¡ Mocetes !!,...  me subo a cenar.

         ¡ pronto nos iremos nosotros !

         ¡ hala adiós,... vaya bueno !


         Como tantas veces,... con poco, hicieron un vergel.

         En el recuerdo...


         Chavierín