martes, 20 de abril de 2010

EL PORQUE DE LA EMIGRACION


Muchas veces por mi lugar de trabajo pasan grupos de personas provenientes de zonas africanas..,Africa Central, Marruecos, de zonas de la Europa del este, Rumanos, Eslavos, etc. Todos llevan rostros de incertidumbre, de necesidad, esperando que alguien les indique algún camino o, en un momento dado, un poco de apoyo.

Hoy día tenemos oficinas de atención al emigrante en todo el país. Los mismos sindicatos se vuelcan en la formación y orientación para búsqueda de trabajo; los centros educativos están también a la altura con este fenómeno buscando una pronta integración de su chiquillería en nuestra forma de vida.
Con esto, conseguimos que nuestros jovencillos crezcan, admitiendo que  nuestro país es multicultural y que todos tienen los mismos derechos.

Recuerdo cuando, en este país, después de acabar la segunda guerra mundial, y acuciados por la pobreza, muchos ciudadanos nuestros, tuvieron que cruzar la frontera para buscar trabajo y mejores condiciones de vida, encontrando, dentro de lo que cabe, la comprensión de los residentes.

Un ciudadano, formal que se precie, tiene que entender que nadie abandona a su familia, a sus padres, a los hermanos y sus vivencias más directas, las que te marcan toda la vida, por amor a la aventura, y entenderá,también, que es más por necesidad.
Ese ciudadano del mundo tiene que admitir el derecho que tiene todo el mundo a tener un medio de vida con las mismas oportunidades, ...la vida plena es así.
Acabo ya, recordando, el encuentro que tuve hace unos años con un  joven africano..., iba despistado, con una pequeña mochila y, por lo visto, con poco dinero. Me llamó la atención de él, la  profunda sonrisa que proyectaba, incluso, dentro de su desventura. Hablando un rato largo con él me contó su periplo desde el Africa Central y que buscaba legalizar su situación para encontrar trabajo, yo le dí pautas y le mandé a una sede de sindicatos para que le asistieran y, al cabo de unos meses, me vino a saludar y a comunicarme que estaba trabajando en una finca agrícola con todos los papeles en regla, Personalmente me sentí bien, porque en este mundo nadie es más que nadie.

La existencia siempre ha tenido años de abundancia y años de escasez, años de alegrías y años de desventuras y, tendremos que pensar, que alguna vez, nos puede volver a pasar a nosotros.
Chavierín....

1 comentario:

  1. Sigo tus artículos con muchísimo interés y, si te digo la verdad, con la suma de todos ellos se podría realizar una recopilación y editar un buen libro de civismo y solidaridad. En un lenguaje claro y directo describes con precisión hechos y situaciones cotidianas que, seguro, a muchas personas les pasan inadvertidos, pero que poseen un profundo calado de sensibilidad y solidaridad. Lo dicho. Sería una buena idea ampliar horizontes y dar a conocer tus escritos a un público más numeroso -que seguro que está ahí- y que, seguro también, coincide con tus -nuestras- ideas. Un abrazo y felicidades de nuevo por tu artículo. José Luis Pueyo

    ResponderEliminar