miércoles, 29 de julio de 2015

EL VIEJO PLUMIER

     Ante el futuro incierto de la cátedra de literatura en las universidades de la Hispania, que la profesora Carmen Riera, miembro de la Real Academia de las Letras expone, a este humilde escribidor, sólo le queda recuperar unas escenas para afirmar que el lápiz y la escritura siempre tuvieron su recogimiento. 

Clasiqueros mil, cervantinos, sembraron nuestros libros de historias y poesía,... de sentires y cuenta cosas, de conocimientos y curiosidad, para que los futuros los estudien en los pupitres de la sabiduría.
     Usos y costumbres, amor hacia las letras, su forma y lo que representan, la filología hispana nos enseña cómo fuimos y cómo lo supimos contar por medio de signos, pero a eso no le dan importancia.

      Y como poso expondré una pequeña " filmografía " observada desde la delicadeza y del sentimiento.
       " Como ese minúsculo lápiz que siempre acompañaba en el bolsillo de la chaqueta a la libreta de alambre, dispuesto a anotar y hacer cuentas y dibujos "

       " Y de puntillas agarrado al perfil del mostrador, esforzado, para contemplar ese lápiz escribidor que pendía de una cadena plateada, acompañante del Valentín del obrador y notario de gastos y estipendios "

       " Paciencias mil, destreza, como cuando Sor Sofía te dirigía la mano para dar los primeros pasos y para hacer de la escritura una obra de arte para el que tiene que aprender y ser algo en la vida "

      Detalles desde el origen,....de adoración, que se te quedan gravados en la retina y que por lo visto no sirven para apreciar la literatura en estos tiempos modernos, el joven lector desaparece y la inquietud literaria sólo queda para los románticos,... para qué gastar dinero en cátedras.

      Los tiempos vienen así, las nuevas tecnologías llenan la mente de entretenimiento, dejando de lado los ricos libros de nuestra historia. Todo se vuelve ácido y puntual, de rentabilidad para el futuro, sin máquinas de escribir y sin cigarrillos en el cenicero, pero los que amamos la escritura y la comunicación, seguiremos contando historias,... y opinando, aunque no sea de forma oficial, utilizando nuestro anciano lápiz del plumier.

    Sentir emocional y sensiblero, que hace falta para pasar los días y volverte más humano.

    Pequeño homenaje a la cátedra de literatura.


 Chavierín

     

     

1 comentario:

  1. Y que no decaiga tu pasión por la literatura. Todas tus entradas son una magnífica muestra de creatividad. Una lección de sencillez y humanidad. Tus opiniones muy ponderadas y acertadas. Cada creador, cada narrador de historias constituimos un universo entero. Un abrazo. JL

    ResponderEliminar