sábado, 22 de mayo de 2010

CUMBRES BORRASCOSAS


No sé, si el título que empleo en este artículo, es el idóneo para levantar el ánimo en los momentos actuales pero lo he hecho porque creo que retrata bien la situación mundial enrarecida por la mala marcha de la economía, la pérdida del trabajo, y un futuro que no llegamos a ver con claridad.

Todo el mundo creíamos vivir en la sociedad perfecta, en la del desarrollo económico, en la tecnología,en la de calidad de vida, pero, desgraciadamente, hemos visto como esto puede llegar a ser una quimera ,simplemente, porque el mundo financiero marca sus pautas y decide dónde colocar el dinero, buscando siempre, los países seguros y organizados,dejando de lado, a los que han crecido con empresas de pies de barro y marcadamente desorganizados.
Todo está montado así en la economía global, el mundo financiero marca las pautas, el capital lo mueve todo, pero ¡cuidado¡ si este mundo se desborda en la obtención de beneficios de forma irregular y sin calcular los riesgos, se llega a la situación que estamos viendo, préstamos efectuados por la gran banca , enmarañados entre los paises y difíciles de recuperar afectando, por lo tanto, a la productividad de las empresas y a la obtención de préstamos por confianza, llevando consigo, el aumento del paro.

El otro día, Felipe González, hizo una reflexión que me llamó la atención, dijo, que la economía mundial está en manos de las agencias bursátiles que son las que deciden, por rumores, qué países son competitivos y así actuar. Acababa diciendo, que en cierta manera, el poder económico, las opiniones de agencia, son las que gobiernan los países, dejando de lado el trabajo y las buenas intenciones de los gobiernos. Acabó la reflexión diciendo que cómo podía ser que el mundo financiero organice el mundo.

Ahora todos estamos con el estómago un poco encogido, es como si no tuvieras ganas de hablar de otras cosas, esperando que la situación escampe, pero siendo optimista, de peores situaciones hemos salido.

Hoy, lo que tenemos que hacer es organizarnos, tomarnos el país en serio, vender confianza, y entre todos los poderes públicos, hacer un curso de pedagogía interpretativa y ver lo que le conviene al país para salir de la crisis.
Pienso que en eso se está,y poco a poco iremos dejando la pandereta.

Chavierín...

1 comentario:

  1. Las multinacionales, las grandes empresas, los poderosos, acabarán dándose cuenta que la era de los grandes, suculentos y desproporcionados negocios se ha terminado. Hoy la empresa que cuide su corresponsabilidad social tiene una ventaja competitiva. Cuando hablas de organizarnos pienso en el potencial que tienen las redes sociales aunque echo en falta líderes también sociales que catalicen los deseos y anhelos de la población al margen de los -en muchas ocasiones- corrompidos partidos políticos. Un abrazo y sigue con tus certeros artículos. José Luis

    ResponderEliminar