lunes, 3 de mayo de 2010

PRIMEROS DE MAYO POR LA RIVIERA DEL EBRO


Sentado aquí, en el ordenador, quiero volver a recordar y a soborear las estampas que me brindó la naturaleza, eligiendo como marco, los nuevos parques del agua, el Ebro, su huerta y esa luminosidad de la que, de vez en cuando, hace gala la ciudad de Zaragoza.

Primeros de mayo, en pleno comienzo de la primavera, buena elección,días de sol radiante y muchas ganas de caminar observando el entorno y haciéndome una pregunta:" si coincidimos tanta gente en la observancia del lugar es que hemos creado el cuadro ideal para nuestro disfrute ".

Estos días la famosa huerta está inconmensurable, nos está vendiendo miles de tonalidades,
las verdes, se mezclan con los tonos amarillos, grisaceos y violetas, acompañados de los puntos rojo escarlata y  de un cielo transparente que acompaña el perfume que emana del lugar.
Estos días tan hermosos son días de caballete, de salir al campo y de recrearse con esos paisajes, cosa que hacía mi admirado Jean Claude Monet por sus campiñas.

Hoy día disponemos de petacas fotográficas que permiten llevarte los paisajes a casa para disfrutarlos tranquilamente.
Este es el rastro que deja el Ebro, todo gira en torno a él, en la riqueza de sus limos,en los habitantes  que estos días nos maravillaban, cormoranes, garcetas, andarríos, aguiluchos y los verderoles nerviosos que anuncian esta fiesta.

Llama la atención la afirmación de la gente, el movimiento de familias enteras rindiendo tributo al Ebro y a este marco que hemos sabido construir.
Siempre suelo terminar mi recorrido por el parque haciendo una visita a las plantas acuáticas, a los nenúfares, queriendo recrear con el tiempo en ese rincón la unión del Ebro y la belleza de estas plantas.
Me gustaría que esta obra emocionara a más gente, pero entiendo que todo el mundo no tiene la misma sensibilidad.
Chavierín...

3 comentarios:

  1. La ribera luce magnífica a su paso por Zaragoza pero el resto de los 930 kilómetros del río más caudaloso de España y el segundo más largo no se queda atrás. El GR 99 divide en 43 etapas el trayecto y cada una de ellas constituye una partitura diferente. Todas unidas componen una bella y armoniosa sinfonía natural. Para mí es un reto pendiente el recorrerlo por entero.

    ResponderEliminar
  2. comparto contigo los paseos por el parque y sus aledaños y disfruto muchisimo de ellos
    caminar relaja oxigena y nos permite conversar de cualquier tema de actualidad
    sigue escribiendo lo haces muy bien que la gente te conozca y comparta contigo tus inquietudes
    un beso
    cherminita

    ResponderEliminar
  3. Que maravilla poder caminar por un lugar así; ya era hora de que Zaragoza pudiera disfrutar del rio Ebro.Describes el entorno de tal modo que se puede ver desde lejos...
    Yo tambien recuerdo las cerezas, los abridores de Ubio y las puestas de sol en verano.
    Un abrazo

    ResponderEliminar