domingo, 4 de marzo de 2012

EN LA BARBERIA,.... UN 5 DE MARZO


Cuentan las crónicas que cuando el carlista Cabañero se apoderó de la ciudad de Zaragoza lo primero que hizo fue pedirse en un local una taza de chocolate bien caliente pero que, por lo visto, no se lo pudo tomar porque las tropas isabelinas venían a recuperar la ciudad y tuvo que huir deprisa. Pasado el tiempo y después de distintos pactos políticos, llegó la tranquilidad y Cabañero venía, de vez en cuando, a desfilar a Zaragoza y la gente, socarronamente, le cantaba ¡¡¡Cabañero, Cabañero, que se te va a enfriar el chocolate !!!. Mundo burlón del guerrero aragonés que tuvo que emplearse a fondo en varias contiendas. La de la Francia invasora, famosa e histórica y la que ahora se recuerda en estas fechas, la expulsión de los carlistas con armas dignas del labreo y algún que otro arcabuz, empleando también, aceite hirbiendo desde las ventanas,..."dicen las crónicas de casa ".
Cada 5 de marzo se conmemora la expulsión de los carlistas y se hace con la celebración de una fiesta campestre dentro de los parques de la ciudad. Allí se reunen distintos colectivos, políticos, del seni aragonés, O.N.Gs, sindicatos, peñas recreativas,...con los perfumes del rancho y con las lumetas de longaniza y panceta y con los sones de la música y danza y los cuartillos de vino. Son momentos de alegría reivindicativa y que te prepara animicamente para la primavera.
Paralelamente se pueden recordar otros acontecimientos en esta fecha, de más o menos importancia, pero éste, para mí es peculiar. Ocurrió hace bastantes onomásticas.

Plácido o nervioso, digo yo, se encontraría el sr. Tomás efeitándose en la barbería de Genadio de Uncastillo, cuando con prisas y cierto nerviosismo la sra. Rosario le avisaba de que su mujer había dado a luz un mozé. Raudo y veloz se levantó del sillón y con la espuma en la cara y a medio afeitar, se fué a ver a su retoño,.....era el comienzo de una relación, paterno-filial, maravillosa.
Este pequeño mozé era yo, y el sr. Tomás, mi padre y la sra. era mi querida tía Rosario que está pasando ahora por momentos complicados a causa de la edad. En aquella fecha fué cuando comencé el periplo de la vida, rodeado de alegrías y mimos. En ese caserón de la plaza, junto a la iglesia, fuí creciendo rodeado de mi familia, personas maravillosas, artífices de mi felicidad y fuertes sentimientos, que hoy me sirven, para continuar siendo feliz con las personas que completan mi vida y mi casa, en las orillas del Ebro.
....Las onomásticas suelen ser días de sentimientos....


"Son aquellas pequeñas cosas que nos dejó un tiempo de rosas, las que te sonríen tristes y hacen que, al recordarlas, lloremos cuando nadie nos ve ".

Chavierín.

1 comentario:

  1. ¡Qué bien ilustrado está usted, señor historiador! ¡Y que manera más delicada, elegante y enternecedora de enlazar un evento histórico con tu intrahistoria personal!

    ¡Mis más sinceros parabienes y el deseo de que podamos felicitarnos muchos, muchos años más!

    También te traslado mi apoyo para nuestra decisión conjunta de aprovechar al máximo cada uno de los días que nos depare el devenir.

    Felicidades por el artículo y felicitaciones por tu cumpleaños. Un abrazo. José Luis

    ResponderEliminar