domingo, 12 de agosto de 2012

EL PEBETERO

Tengo que reconocer que pasé un buen rato viendo la ceremonia de apertura de los juegos olímpicos de Londres con la gran puesta en escena del director Danny Boyle, recreando los momentos de la Inglaterra de antaño, desde la vida en la campiña, el nacimiento de la industria, los avances tecnológicos, logros sociales y la música,  y todo ello,  aderezado con grandes cargas de literatura y aporte cultural.Vimos bien la evolución de un pais que siempre lo hemos conocido como distinto,... en sus islas,... peculiar,... pero que supo engarzar el olimpismo como apuesta de convivencia e igualdad entre el hombre y la mujer. Más tarde, las alegrías de los ojos cristalinos de los atletas darían fe de que toda esta puesta en escena mereció la pena.

Relax emocional, la bondad y los deseos de amistad entre los pueblos te transmiten placidez y rasgos de paz envueltos en un gran poso de utopía y derechos de igualdad,...al final, todos estos actos son bienvenidos.

Los hombres somos capaces de llegar hondo cuando nos lo proponemos preparando escenarios para llamar la atención y para decir que todo funciona mejor con una buena convivencia.
Recuerdo, también, como  en  la Expo Universal de Zaragoza fuimos capaces de emocionar, de crear un clima universal, de crear diálogos, de intercambiar puntos de opinión sobre el agua,... sobre la supervivencia ; allí , todos los paises presentaron sus mercadillos, su forma de vida,... su evolución,... lo que son capaces de hacer,  y todo ello plasmado en miles de anotaciones y fotogramas que llenan los curriculum de lo que de verdad mereció la pena conocer,  en esa Exposición Universal.

" Todos los eventos se organizan con el deseo de que tienen que abandonarse las tristezas "

Después nos vienen las realidades de la existencia,...  de lo que hay, de lo que no cuadra con la idea de las igualdades y de los derechos humanos.
Veo el  " EL GRAN CIRCO MAXIMUS ", en el entresuelo con  todos estos deseos observados desde los distintos anfiteatros  por los personajes que no entienden de la inutilidad de las guerras,... de los refugiados, que les da igual que mueran millones de personas por inanición cuando tenemos los almacenes llenos de sobrantes y que se permiten el lujo de especular y cambiar el precio de los alimentos inalcanzable para subsistir. En frente estarían los intelectos, los especuladores, los políticos de baja estopa, la gran banca, los nacionalismos galopantes y los fundamentalismos aderezados con ideas conservadoras que nos dicen que todos no somos iguales,...ruina de espectadores que controlan todos los resortes mundiales y que no se dejan impresionar con estas fiestas.
Chavierín piensa que estas demostraciones, aunque se cree que no sirven de nada, son necesarias porque poco a poco mueven las conciencias de los gobernantes por la gran influencia que ejercen en la opinión pública.
Para mí, todo esto tiene  un simbolismo, es como si fuera una plegaria gigante llena de deseos, en el inmenso pebero que es la existencia.

    Chavierín.

 


1 comentario:

  1. Yo también vi la inauguración. Y también me encantó. Como siempre, los ingleses demostraron su capacidad de organización y creatividad. Nos sorprendieron con una puesta en escena original y trepidante, donde el decorado cambiaba y se iba trasformando a una velocidad vertiginosa. Sí, como tú dices, una metáfora de la propia vida, donde todo cambia muy deprisa y todo se va quemando en el rusiente pebetero del devenir.
    Un abrazo. JL

    ResponderEliminar