martes, 25 de junio de 2013

LOS GRITOS DEL SILENCIO

Siempre es bueno moverse dentro de una lógica de conducta. Si apostamos por un país moderno con derechos y obligaciones tendremos que cambiar de actitud y dejar bien claro cómo queremos que se hagan las cosas y, así, conseguir que la balanza de la equidad nos de una testura fina llena de buena voluntad y nos quite muchos dolores de cabeza.

El director del teatro de las marionetas nos dice que no se están haciendo las cosas bien, que gastamos más de lo que tenemos y que seguimos sin querer ver la realidad. Nos ausentamos, y dejamos que los problemas sigan su cauce, sin atemperar su recorrido, llegando a situaciones fuertes de desempleo y desapego social hacia el país y hacia sus dirigentes, dándole razones de peso al director porque todo el mundo ve que esto no arranca.

Y dentro de las latas del sonido, nos tendremos que tomar en serio el pago de los impuestos y pagar la ratio de lo que nos aprovechamos. Dentro de la comunidad, el empleado casto de nómina, a priori, sería el mantenedor, el que cumple con los compromisos sin chistar, en cambio, el empresario de nivel y el pequeño comerciante serían como los acusados que más estraperlean, con excepciones,  porque  recursos y gabinetes no les faltan.

Espejos de actitud nos sobrarían si la justicia fuera seria y contundente con el despilfarro público y con los defraudadores, pero ante tanta jácara y cachondeo, las normas y los engaños abundan....,están  a la orden del día porque nadie quiere cumplir con la norma.¡¡¡¡  Vida buena querría tener yo...., como la de los políticos !!!!...., eso nos responden...., en la sala de las conductas.

Banderolas de cómo tendrían que ser las cosas se colocaron hace unos años en lo más alto de los discursos. El mantenimiento y costo de tantas sedes autonómicas llevan un gasto difícil de mantener ; año tras año,  los cálculos de gastos se disparan y la situación se hace insoportable, y así, vemos, cómo  ante la escasez de dinero y  mucha  obcecación, nos encontramos navegando en un barco a la deriva lleno de gente desilusionada y sin previsión de futuro.

¿ Hora de tomar determinaciones ?,de..., ¿hacer recortes en lo supérfluo y en las empresas públicas de acomodo ?,...., de ¿ pensar en los que lo están pasando mal , ciudadanos que tienen  los mismos derechos que los mimados ?.

El tiempo pasa desde hace tiempos, la palabra democracia lo tendría que inundar todo, pero asomándonos a la ventana, vemos que todo es una farsa, un vivir de ciertos colectivos como si aquí no pasara nada, dejando de lado, los gritos del silencio, las tristezas..., las situaciones...., el desencanto...,

Juguetes, parafernalias, boatos, virreinatos...,sobran en este salón de actos....,. Habrá que empezar de nuevo, con urgencias, con nuevas premisas de compromiso y tomar decisiones coherentes, porque todo lo que nos pasa nos lo estamos ganando a pulso.

Dicen que somos así...,pero esto no es escusa porque disponemos de muchos centros de formación para ordenar nuestra conducta.

Chavierín.

2 comentarios:

  1. Hola Chavierin, hoy sólo decirte que te sigo leyendo, que comparto muchos de tus sentimientos, porque además de pensar sientes, y eso se transmite. Aunque habitualmente no haga comentarios...te sigo.
    Desde Leganés, un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. El director del teatro de las marionestas debe estar hasta el gorro de los desmanes y despropósitos que cunden por doquier. Seguro que le dan ganas de cortar los hilos de algún que otro Pinocho al que la nariz le ha crecido tanto que, en la actualidad ya resulta cómico y grotesco. Sus gracias ya no tienen gracia. Sus chascarrillos nos dejan indiferentes. Sus promesas son vacuas. Mejor que dejemos paso a otros personajes. Un abrazo. José Luis

    ResponderEliminar