martes, 12 de noviembre de 2013

EL SUEÑO DE LA ROSA

Ahí están los pensadores de la izquierda, los de la gran roose,  intentando poner de nuevo su tren de ideas en las vías de la corrección y el convencimiento. Quieren hacerlo funcionar empleando  piezas de bajo coste, sólo,  con personas entusiastas y propósito de enmienda, métodos que en el cartulario de la decencia suscrito por la opinión pública, como el 15-M y las mareas ciudadanas, suena a más de lo mismo y no esperan mucho más.

" Y con su mono azul y rodeado de  segadoras de centeno empezaba el día el trabajador de la fragua "..., vida misma y obediente...., va con la verdad y la obligación..., quiere levantar el país a pesar de....

Malos tiempos corren para medir la labor de un partido político, lluvia fuerte y chubascas asolan estos años de política fina y comedias, la vida social y, es que, el intentar suplir el desencanto  con buenas intenciones no es la solución porque la gente quiere más y no va a dar ninguna concesión, está cansada y no se fían de ellos.

Que la derecha campe y monte sus historias se las traen al pairo..., les da igual...., son así, saben que no pueden esperar nada de ellos, pero, que entre los políticos de la izquierda se mantengan los troneras y jetas de la corrupción como si nada, sin tomar ninguna determinación, les alarma.

Arreglar la izquierda con parafernalia e intenciones está muy explotado, poco convincente y parece mentira que no se den cuenta. Los comentarios que se escuchan por ahí al respecto  dan gran idea de la claridad con la que la gente ve el resultado de esta conferencia de ideas..., ¡¡¡ acérquense a los clamores populares y tomen nota  !!!,... porque  lo demás sólo son ganas de mantenerse en el aparato.
¿ Porqué no hacen una " pequeña revolución " dentro del partido ?, ¿ Porqué no se quita de un plumazo a todos los compromisarios que tengan algo que ocultar y desprendan algún tufillo de irregularidades ?, ¿ Porqué no se quita al socialista pomposo que siempre ha vivido bien dentro del aparato y no aporta nada ?, ¿ Porqué ese interés desmedido en situarse en una u otra familia socialista ?...., ¡¡¡ ya sé  !!!, les va en ello su interés personal, su futuro, su sueldo, el estar en primera fila, y mientras, las urgencias del país, quietas. 

Todo el mundo se da cuenta que el Partido Socialista en estos años del gobierno del P.P. ha sido poco beligerante y ha permitido una reforma laboral, una reforma educativa, una privatización de la sanidad...., sin amenazar y sin dar golpes en la mesa. Ha sido muy educado con el gobierno, muy cortés, con la cerveza y la butaca de la cantina del congreso..., culpable también porque el futuro se nos va de las manos.

Ahora buscan redención y quieren volver a entusiasmar, pero no se dan cuenta de que el tiempo de los partidos suena a actitud vacía, a políticos avisperos queriéndose colarse en el panal de la buena vida.

Decía el otro día el filósofo alemán Peter Sloterdijk que los partidos de izquierda nacieron por el enfado y la ira contra los abusos de la derecha dominante, ahora, la izquierda española está anquilosada, monótona, sin cabreo, como un partido más y muy expuesta a la opinión pública.

La palabra social democracia suena bien,  como una obra final bien acabada. Los pretendientes de esta conducta tienen que ir por delante del sufrimiento de la gente y dar ejemplo, porque sino estarán largo tiempo en el ostracismo, descansando y durmiendo el sueño de los injustos.

Medidas fuertes y contundentes hacen falta, caras nuevas y más mala leche.

Con respeto..., 

Chavierín.

 

1 comentario:

  1. De acuerdo en todo con tu artículo menos con lo de la "mala leche". Aún a sabiendas que utilizas la expresión dándole un contenido de más: esfuerzo, más intensidad en lo que se hace, más dedicación a las capas más desfavorecidas y más honestidad en el trabajo de los dirigentes.
    Y como siempre alabo tu ponderada visión de la realidad social y política de nuestro país. Ya sabes mi norma: responder a los problemas aunque, a veces, sólo sea de forma simbólica. Desde luego nadie nos quitará el derecho a escribir, a plasmar nuestro pensamiento y a difundir nuestras ideas ¡Enhorabuena por tu esclarecedor artículo, Javier!

    ResponderEliminar