domingo, 28 de octubre de 2012

LAS PRADERAS DE ILLINOIS

Hace unos días emprendí  un  " nuevo viaje ", me fuí a las praderas de Illinois acompañando al dc. J. Rob,  médico escocés que emigraba buscando   una nueva vida en los Estados Unidos. Comenzamos  el viaje  allá por el año mil ochocientos cincuenta, cuando el gobierno ofertaba terrenos para   colonizar y  asentar nuevas poblaciones. El escritor Noah Gordon  me preguntó si quería ir  de observador con el  médico, Chamán, y yo acepté. Allí me encontré con las maravillosas praderas y ríos y  con las aventuras y desventuras de los primeros colonos, su convivencia con los indios sauk, el celo profesional  del doctor y sus explicaciones técnicas,... su vida,... su familia, los pasteles de manzana y los concertinos que nos daba con su viola de gamba a la luz de las estrellas.
Ratos entrañables y magistral texto del autor, entretenido y ameno,  con el fin de que el lector disfrute, se evada, y se olvide de las preocupaciones.

Estos son los momentos mágicos que nos recomienda el doctor Juan Hitzig, gerontólogo e investigador. Dice que el organismo es sabio y responde muy bien ante los impulsos de placidez,  y se desanima,  ante los impulsos de agresión.  Actuaciones y momentos que repercuten en los años de supervivencia.
El doctor Hitzig nos dice  que cada pensamiento genera una emoción y  que cada emoción moviliza a un circuito hormonal que tendrá impacto en cinco trillones de células que forman un organismo. Las conductas  " S ", positivas, segregan la serotonina, reflejadas en los momentos de serenidad, .... silencio,... sabiduria,.... saber,... sexo,... sueño,... sonrisa,  que son las que producen las actitudes de ánimo,... amor,.... aprecio,.... amistad,.... acercamiento,..., mientras que las conductas  " R ", facilitan la secreción de cortisol en el organismo, una célula corrosiva para las hormonas, que acelera el envejecimiento,...el resentimiento,... la rabia,.... el rencor,...  el reproche,... resistencia,... represión,....que  crean las actitudes depresivas, de desánimo, desesperación y desolación.
Siempre son bienvenidos los recetarios aconsejadores  de los médicos, de los sociólogos, de los filósofos, de los educadores, porque la existencia necesita, bastante amenudo, de intelectuales que enternezcan  más el paso ded  día a día.
A ellos encomendamos la capacidad de crear sabiduría, educación, felicidad, responsabilidad,... y nosotros vamos recogiendo por el "mundo ", las octavillas propagandísticas de sus trabajos, que nos vienen bien,...que están bien hechas, y que van encaminadas a que suframos lo menos posible.
Tendremos que aprender a vivir, a tomarnos las cosas con más "filosofía ",  con más tiento,  sin meternos demasiado en el mundo de la agresión emocional, interpretar los momentos y navegar mucho por el  mundo de la sonrisas y los entretenimientos.
¡¡¡ Cuánta maladía hay en el mundo !!!,...y siempre estará,...siempre habrá gente de medio pelo que te complicará la existencia,...como ahora,...en estos años,... aunque la incertidumbre de futuro nos erosione aprenderemos a resistir y, de paso,  el espíritu lo agradecerá.

De vez en cuando recibo unos mensajes maravillosos en mi carterilla de hotmail, de bellas pinceladas,... de paisajes,....de reflexiones,...de música,....que me alegran el día,...y me hacen pensar,.....desde Leganés,...gracias.

Chavierín.


1 comentario:

  1. Guárdame un sitio en el vehículo que vayas a utilizar para llegar hasta las praderas. Yo también quiero compartir contigo y con el doctor Hitzig las bondades de los neurotransmisores "amigos" que nos hacen la vida más llevadera y agradable.
    Bueno, en todo caso, creo que en nuestra infancia rellenamos bien el botijo con hormonas y neurotransmisores positivos... Y ahora, cuando aprieta la sed de sensatez, de ética y de buenos modales, no nos cuesta mucho echar mano del "rajo" y echar un trago. Nos sienta bien. Un abrazo. JL

    ResponderEliminar