viernes, 17 de mayo de 2013

EL LIBRO DE LOS MOMENTOS

 " En su mesa de siempre el lápiz se convertía en el amigo fiel, el que dibujaba todos sus sentires. Su prosa, su poesía, describía muy bien los momentos de la vida, los desvelos, el amor, las circunstancias....,Sus ganas de recordar, de anotar, ajeno a los entretenimientos de sus compañeros del hogar, le hacían diferente. Sin llamar la atención, discreto, todos los días llenaba de retazos su pequeño cuadernillo, maravillosos para él, para su mente , para su corazón....,. Los ojos de los que le observaban captaban una delicada tranquilidad y por eso le respetaban porque sabían que tenía algo especial. "

Recuerdo que siempre que iba a visitar a mi padre al hogar del jubilado me llamaba la atención un señor,  siempre  estaba en su mesa  escribiendo en  su cuadernillo. Allí, silencioso, pasaba las horas ajeno a la actividad normal de sus compañeros, los juegos y la eterna televisión no eran su punto fuerte porque prefería otra distracción, esa que le hacía feliz, escribir y contar cosas.
" Sentado en el andén te vi pasar "...., aptitudes y conductas que te llaman la atención y te dicen que cualquier distracción es buena, que la variedad de resortes que existen son los que hacen que la vida sea más llevadera.
Un pequeño estudio y un ameno proceso hacen  falta para crear de vez en cuando algún pequeño relato, las idas y venidas de lo que quieres escribir se convierten en trazos  que entretienen y que  van tomando vida poco a poco llegando a la placidez...., el disfrutar contando cosas con la pluma. Y después te vas a la plaza " de la santa cruz " a exponer tus obras o simplemente lanzas las cuartillas, cómplices, por la ventana para el que las quiera leer. Escribes tus reflexiones y las quieres compartir;  este es el gran invento del mundo del blog, casi casi como unos pilares de la tierra, millones de personas contando cosas y con permiso de lectura...., muchísimas  obras presentadas con el corazón y llenas de grandes cargas de sensatez.
Las temáticas presentadas en estos baratillos es ingente, las obras se reparten por  todos los estan de la feria, todos con su candidez y ganas de aportar..., información..., entretenimiento..., belleza..., quejas..., y sobre todo, para decir que estás ahí, que vives, y que quieres aportar tu granito de arena en esta gran comilona.
Nos convertimos en unos cinceleros escritores de puertas de iglesia, con el manuscrito y el plumín rememorando tiempos pasados cervantinos y de mester de juglaría, y nos repetimos con el tamburín porque lo que hay que hacer  ahora es vigilar a los alcaides del estado porque, parece ser, que están meando fuera del tiesto..., Están de moda, hoy, estas romanzas repetitivas, pero es lo que apesadumbra al pueblo.
 " Y llenaré mis alforjillas con los cientos de manuscritos y encarpetaré bien todos ellos para tener un libreto con tapas de piel de cabra, y los guardaré con celo, porque son los responsables de los buenos momentos pasados."

Estamos ahí, vivimos,  nos saludamos, y mantenemos en las distancias unas ideas y reflexiones, ánimos y positividad que siempre son bienvenidos.

¡¡¡ Me voy corriendo que hoy me toca escribir en el portal de San Juan !!!...., 

Chavierín.

1 comentario:

  1. Magnífico artículo, amigo Javier. En tu línea de escritor sensible, pacífico, observador atento a las realidades de la vida y del acontener diario.

    Y estupenda reflexión sobre la grandeza de Internet y la miríada de participantes que se ufanan de escribir sus pensamientos, sus recuerdos, sus inquietudes...

    Un estupendo recurso que nos viene de maravilla para reiterar que seguimos aquí, vivos, deseando comunicar muchas cosas y disfrutando de momentos sencillos.

    No necesitamos más para ser razonablemente felices. Un abrazo. José Luis

    ResponderEliminar