miércoles, 29 de mayo de 2013

LOS AMORES DEL INSALUD.... by Chavierín

Quizá esté mayor, cansada o agobiada de servir a unos y a otros..., de dimes y diretes..., de prestar servicios y medios de vida..., de cuidar y curar al enfermo universal. Quizá esté cansada de tener el bolsillo fácil para sus empleados de renombre y para prestarles sus instrumentos y laboratorios, y quizá, esté hasta el moño de ser dicharachera y acogedora con los boticarios de turno. 

Allí todo el
 mundo entraba y salía como Pedro por su casa y  con eso de que la abuela es buena, se actuaba como si todo fuera normal. 
Es la historia de una " sra. de tronío " que se creó para cerrar antiguas conciencias y para emplear la salud como un medio de desagravio.
Siempre fue una sra. respetable,  pero pecó de complaciencia, por su falta de previsión para los tiempos que corren, poblados de  cinturones estrechos, y de obligado control de gastos.
Y allí siguen instalados esos viejos amantes con sus vicios y malas costumbres correteando por las dependencias de la dama, apunto ya, de ser vilipendiada definitivamente. Quizá tendremos que entrar con los candiles a urgar por la trastienda oscura y así poder entender, de una vez por todas, la causa de esos vicios que siguen dando que hablar.

Repleta está la tablilla de  comentarios y de las observancias del pueblo vigilante, que aplaude vivamente a la gran institución,  porque sabe que merece la pena  la profesionalidad, y detesta los arreglos y chanchullos interesados.
Ejemplarios no nos faltan de esos médicos residentes con consultas privadas, ¡¡¡ Libertad, Dios me libre  !!!, con actuaciones preferentes en los quirófanos de la S. Social de sus clientes de pago. 
Casos ailos, de todos conocidos....," empleo para mí beneficio los aposentos de la dama ".
Clínicas de renombre privadas preparadas para intervenciones médicas, pero si la cosa se complica, tendremos que llamar a las puertas del castillo. La Dama nos deja otra vez sus mejores alcobas y sabios, y...., problema solucionado.
Servidores médicos, de palacio,  que trabajan también en las clínicas privadas, son los encargados de traspasar operaciones y atenciones a las clínicas de marca. ¿ Habrá intencionalidad o intereses en las intervenciones privadas ?. Actuación que se da como normal ante la opinión pública, pero que encierra ciertos malabares de los saltimbanquis de la corte.

¡¡¡ No entrarán buenos aires por los ventanales de la S. Social !!!. 

Ciertos tenentes de consultas dan  la sensación de que nunca duermen bien, pero en cambio vistos de cerca , en su despacho particular, el semblante les habla y la amabilidad resuena en su cepillo de recaudación.
Y después tiene que ir a buscar a los que les esperan en el zaguán, a los ínclitos boticarios, dispensadores de ungüentos de laboratorio, los que premian a los mejores expendedores de recetarios con prebendas y viajes a los territorios del gran Khan, lo que conlleva manos sueltas, sin control, de las dosis y  gasto necesario.

Pizarras de costes de intervenciones,... 

A lo mejor el escribiente no es ducho en la materia, pero es fácil pensar que si tenemos el personal recibiendo respetables emolumentos y el material pagado, no es muy entendible el cálculo tan elevado de cada operación, o es que, a lo mejor, ¿ el maremo se  marca atendiendo a los precios de las clínicas privadas ?.

En este país todo el mundo está con la Seguridad Social, todo el mundo quiere que todo siga como está, dando ejemplo de profesionalidad, grandes atenciones e investigación. El pueblo le tiene un gran apego a"su " seguridad social, pero ahora que se intenta cuestionar su eficacia y costos, sería bueno el espantar, con buenos modales, a esos cortejadores, que ponen en peligro la reputación de la gran institución.
De cara a lo privado, siempre sería recomendable reducir costos, mejorar la gestión, descargarse un poco de prebendas recibidas de soldada extra en  diversas comunidades y asegurar para el futuro el servicio de los ciudadanos y, de paso, el empleo a los sanitarios.
No es de nada recomendable ni lógico el querer privatizar la sanidad, esta institución no es como una empresa al uso, como podía ser, telefónica, Remfe, Eléctricas, etc.etc. es algo distinto, es una idea perfecta creada para mantener la salud de los ciudadanos y darles calidad de vida.


Mentalización, buenos propósitos, profesionalidad...., 

Esta es una empresa que es de todos, ....sin dueño..., de difícil control, pero habrá que luchar para que ningún gobierno ponga en peligro esta institución con aventuras peligrosas.

Los venideros tienen derecho a disfrutar de nuestra sanidad,....  Ese es el reto,.... valorar lo que tenemos y actuar en consecuencia.


Chavierín.










1 comentario:

  1. Los grandes logros en la extensión de la sanidad a todo el mundo y la excelente atención que nos venían prestando se tambalean ahora por el empuje neo liberal. Todo, ahora, se ralentiza. También la atención primaria y básica. Y las urgencias. Como que las cosas se hacen ya sin tanto cariño. Contando los euros con los dedos y siempre haciendo cuentas. Que hay que hacerlas... Pero sin olvidar en ningún momento la necesaria humanidad, la solidaridad con los más necesitados, la atención a los desasistidos, el beneficio de los desposeídos.
    Buen artículo, Javier. Dando como siempre en la diana. Un abrazo. JL

    ResponderEliminar