jueves, 5 de diciembre de 2013

LA JUVENTUD IMPASIBLE.

" Y me iré a buscar por Ajatón una buena mimbrera para artesanar cestas y llenarlas de esperanzas,  con ellas, replegaré las pocas suertes que tiene el joven aprendiz con  un futuro alentador, y con el vaho que emana de la racionalidad llamaré a las puertas de los otros habitantes para ver qué puedo hacer ".

El tiempo pasa, los desastres de la crisis van minando poco a poco las mentes de los optimistas. Los tenentes nos venden vientos falsos de reactivación económica. Las pocas empresas que aguantan ven como el tiempo de espera les está rompiendo los azutes de la esperanza...., cansancio...., mucho cansancio ya.

Y dentro de este panorama anodino y de viaje a ninguna parte, bien podría recrear  la impasibilidad de los espectadores como en los tiempos negros, con puño levantado o con brazo levantado, al paso del poder de turno, engaños y miedos, a creer que estos u otros nos solucionarán las cosas.

Y observando a los colectivos que forman el conglomerado social, los  que campean a sus anchas ..., los que tienen todo atado y bien atado, comenzaré a analizar a  los políticos de rigor que se han presentado para solucionar todo y no solucionan más que su interés personal...., todos tienen los pajares llenos y las espaldas cubiertas. El gremio del jubileo, premiados y con derechos adquiridos,  todos van en las barcazas del sosiego y con todo solucionado. Los que tienen cierta seguridad en sus trabajos y que  van tirando, como pueden,  dentro de los miedos existentes. Y al final, los divinos tesoros, los jóvenes, viviendo y abriéndose paso entre estos colectivos, mimados por sus familiares,  pero muy olvidados por los que se pretenden creadores de riqueza.

Y es que ya os llega el tiempo de la recapacitación, de abandonar la impasibilidad, de ver pasar al banquero de turno jugando con su futuro o al empresario que los mingunea haciéndoles trabajar por la cara o dándoos contratos de miseria.
Iñaqui Gabilando les dedicaba a los jóvenes en la entrega de los premios Honda, una buena reflexión, ¡¡ No dejéis que nadie organice vuestro futuro !!.
Nos daba a entender, que visto los mimbres  que tenemos para hacer estos cestos, empecéis a organizaros y a exijir el lugar que os pertenece en la sociedad para cambiar las cosas.
La familia os podrá ayudar en momentos puntuales, pero no esperéis ningun apoyo de los gobernantes, financieros o políticos de turno, esto, después de seis años, lo tenéis que tener claro, y si no, seguiréis  viendo pasar, impasibles, los beneficios de los banqueros, los desastres de los políticos, los abusos de la reforma laboral y el abandono del país para buscar trabajo.

Si  queréis cambiar esto comenzad a opinar..., a daros a entender..., a sentiros  fuertes como colectivo y  haceros respetar....,  porque no hay otra salida.

Tenéis mucha capacidad para llenar  los cestos de soluciones.
 
 Con mi apoyo...., 

Chavierín.

1 comentario:

  1. Ya se encargan los poderes fácticos de que no haya una excesiva movilización juvenil. Los tienen en el filo de la navaja, cada vez más atenazados pero sin llegar a oprimir excesivamente. Así se aseguran la desmovilización. Es un tema complejo el de la auto organización de los jóvenes. Nosotros, sus padres, tampoco somos un dechado de virtud en ese aspecto. Tampoco hemos tenido una trayectoria de exigencia con los gobernantes.
    Esperemos que, al menos, sepan utilizar su voto para echar del parlamento a los actualmente instalados. Si se lograra la unión en ese terreno, habríamos avanzado mucho.

    ResponderEliminar