miércoles, 30 de abril de 2014

UN BISTRÓ EN UNCASTIELLO

No sé si podrá ser,  pero animado por la explosión del mundo culinario, estoy pensado en construir un lindo restaurant, tipo vintage, peculiar y con clase, en este pueblo medieval.
La idea está entre algodones, entre vientos e historias que plácidamente recrea el escribidor, detalles y maneras observados en su etapa de correrías por los escenarios de ese lugar y que quiere poner en práctica para su " negocio ".

Mis dudas las tengo sobre el lugar,.... preferencias aylas, y,.... buenas, la zona del Macelo me seduce por la cercanía de la huerta y los pozos de pesca. En la zona industrial de Varella, que conozco bien, estoy haciendo gestiones en el local de la vaquería de Rafaelito. En el Cuco también tengo pensamientos, pero me desaniman las historias que se cuentan de la bruja Soreta que vivió en el lugar y, creo, que de cara a la clientela eso no estaría bien. Y como los orígenes mandan, no desdeño la idea de mirar por el puente de cuatro,...por si hay que escapar.

El mobiliario del local lo compondrán los útiles supervivientes de las "batallas ", las sillas de cuernecillos de la hermandad y las mesas de tapete. Las vajillerías,  las autóctonas de la zona, copicas de anís de rayas rojas, bandejicas blancas de berberechos y los cubiertos serán de madera de boj, preferentemente de los montes de Gabardiella o de Castillé y la bebida se servirá en laticas de hojalata con experiencia en las fuentes del pueblo.

En el decorado se instalarán las antiguas tiras de matamoscas, implacables, con abundancia de animalicos. La iluminación será la nuestra, de 125 v,....si puede ser, de cordón rizado con aldabicas y porcelanas y las bombillas protegidas por los platillos rescatados de las calles. El escusado tendrá criterio, con sus papelicos de periódico colgados en su alambre,... informadores. El teléfono será de color negro, de cuelga, como el de casa Pinta, con sonido largo y misterioso. El suelo de madera crujiente, como el del casino, resistente al salto y a la celebración y la música de ambiente la compondrá la sinfonola traída del bar de Gregorio, de prepago y apetencia, como en los tiempos modernos y, como deferencia, en la barra, cerca de la máquina de café y achicorias,  dejaré un espacio para los clientes cantores de ocasión y visita.

El personal contratado tendrá que tener experiencia en el uso de la chaqueta blanca, de fiesta especial, aprendido en las escuelas del casino y del bar Avenida, ser buenos porteadores de bandeja con perolico de ron, sagaces con los apuntes en la libreta, y pulcros con el paño blanco,...este punto será de cumplida obligación. Y por último exigiré oído fino para la llamada de palmas del cliente de buena casa,...que dejan dinero.

La alimentación y el menú es lo que más me preocupa, pero, después de mucho meditar he creído conveniente tener especialidades de todo "tipo ". Los fogones serán de leña, de carga, y sólo valdrá la traída de los lotes de la sierra,....para hacer patria. Los calderos de rancho de cada corral tendrán carta en orden alfabético, sin clase ni distinción. La leche será de cabra,... no habrá otra, traída directamente del rebaño en cantarillos plateados con sus pañuelicos blancos. Los huevos puntuales  de las gallinas del lugar, de grancilla y saltamontes, escarbadoras y expertas en libertad. El pescado será de categoría máxima, barbos y madrillas del pocico del rayo, sardinas de cubo auxiliadoras y la perenne sardina de pico que viene de los mares y también tendré olivas negras de papeleta y pepinillos del club, con solera y cinema.

El vino será  de granel, de esos de cuba grande y conversación, y traído en camión de cabina roja, lento y sosegado, y que quepa por las calles. El agua  natural, de pozo y guardada en la gran tinaja  misteriosa de rincón, con el cacillo en espera. La fruta la de siempre, la mandarina de pito pequeña y solucionadora, las minglanas de casa la Francha y las frutas traídas de las huertas de las casas bien,....por si acaso. Los dulces serán variados y hechos con carbón de leña y soplillo, destacando los mostillos de esos de, " mañana domingo cascaletingo pasaron las monjas ",....de rebeldía y exquisitos y los buñuelos de viento. Y en el despacho final, de humos y placidez, se servirán cigarrillos de Celtiberia y petiquera  traída de la arbolera de la villa, servida en platillo. Y con el sol y sombra y coñac de toreros, servidos en espera de propinas se acabará el servicio y,  si el cliente lo desea, saldrá el cocinero a que le rindan pleitesía,... aires europeos y con glamour.

Esta es mi apuesta comercial,....fantástica e innovadora.

La idea la considero buena, de nivel, con mezcla de costumbres y frutos de una época, retales de la vida que se esconden en los rincones de la memoria y se mantienen como algo peculiar y nuestro,.... todo cabe en los sueños de los tiempos,....¡ con permiso !

¡¡¡ D. José, cuidado con el escalón  !!!,.... tanta jota y tanto anís,...

Chavierín, hoy cuenta cosas más alegres.





1 comentario:

  1. ¡Genial, Javier! Te mueves como pez en el agua en este estilo literario tan tuyo, tan delicado, nostálgico, inmemorial.... ¡Enhorabuena! Leeré y releeré el texto. No tiene desperdicio ni una sola línea. Un abrazo... y pido otra de berberechos...
    JL

    ResponderEliminar