viernes, 30 de julio de 2010

EL TUNO DESENCANTADO


Hace tiempo que quería opinar sobre la universidad, un mundo grandioso, repleto de juventud, de miles de estudiantes que caminan de un lugar para otro buscando su centro de estudio, ojerosos, con pocas horas de sueño, es final de año y es tiempo de exámenes, nervios y con convencimiento de que todo les va a ir bien, creen que han puesto toda la carne en el asador y se merecen esa compensación, al final, diálogo, sentados en la hierba, comentando el acierto o desacierto de la bondad del profesor y si todo coincidió con los temas preparados, después satisfechos e insatisfechos, se irán a tomar unas cervezas con más gloria que pena para celebrar el esfuerzo.
Esta sería una de las estampas del mundo universitario, aunque podríamos anotar cientos, llenas de compromiso, reivindicaciones, comentarios, rebeldía, investigación, y, al final, la estampa de la entrega del título preciado que resume los esfuerzos y la obtención de un medio de vida.
Estos jóvenes, ilusionados, con el título en la mano, tienen unas ganas tremendas de comerse el mundo porque han luchado para eso, para tener un buen futuro, pero desgraciadamente, en este pais, cuesta mucho encontrar el trabajo deseado.
Las universidades son centros de nivel alto con muchas especialidades, letras, ciencias, tecnología, preparados para surtir al pais de personas espacializadas que contribuyen a elevar la economía y la calidad de vida.
Desgraciadamente, da la sensación, de que la universidad va por un lado y el mercado, el mundo empresarial, va por otro, faltaría un estudio serio de demanda del mercado para calibrar mejor los puestos de trabajo de los licenciados, es una pena ver como muchos de estos jóvenes pasan los años sin encontrar trabajo y tienen que recurrir a otros para los que no se han preparado.
Preparar a un universitario le cuesta mucho al herario público y no podemos tener a tantos jóvenes desencantados con su esfuerzo.
Cuando veo el programa de " Españoles por el mundo ", constato que los altos cualificados desaparecen del pais, los buscan en otros paises, investigadores, ingenieros, los figuras de la mente,por no nombrar, también, a los especialistas médicos que se los rifan en otros paises.
Aquí, tenemos capacidad, pero nos falta organización, porque se ve claramente que del esfuerzo y nuestro ingenio se están aprovechando otros paises

A lo mejor, con el plan Bolonia, creo yo, veremos una mejor planificación entre empresa y universidad.
Con esta intención escribe Chavierín...

1 comentario:

  1. Pues yo conocí el caso de un profe con su doctorado en biológicas terminado y que había pertenecido a un grupo de trabajo en España pionero en el tema de implantes biónicos. Me dijo que las investigaciones que hacemos en España se patentan en los Estados Unidos y luego nos las venden. También me informó sobre las muy limitadas posibilidades de incorporación a la empresa privada en nuestro país. El caso es que él se planteó: o emigrar o meterse profesor. Durante un año trabajó de interino con alumnos de Garantía Social (no tienen la ESO). Me impactó porque, evidentemente, la preparación de este chico no ha tenido su correspondencia en creación de valor para España. ¿Cómo resolver esta espinosa cuestión? ¿qué podemos aportar nosotros al respecto? Tema complicado, como tú muy bien explicas, amigo Javier. Un saludo. JL

    ResponderEliminar