domingo, 9 de enero de 2011

ENCUENTROS CON LOS " AMIGOS "


Al comenzar el día siempre se dice, ¡ es bueno que amanezca !, es bueno que te acompañe la salud, es bueno que empieces el día con ilusiones renovadas, es bueno que en la vida diaria obtengas algo novedoso y es bueno que llevemos en el zurrón un montón de sensibilidades que te entretengan y te ayuden a seguir palante.

Como todos los trabajadors,... al amanecer, persianas arriba, mirada al cielo, ceño fruncido según la intensidad de la luz y el ritual de todos los días, acicalamiento, desayuno, porteo de las jaulas a la terraza y salida para el trabajo; un paseo de media hora gratificante para ordenar las ideas y de paso el observatorio, el captador de imágenes.
Salida de casa plácida, con todos los oficiantes en sus labores, el frutero, el panadero,el fotógrafo,el, el, el,...,y recepción del aire fresco que viene de los valles del Ebro y con agradecimiento a la natura; travesía plácida por los chopos que anuncian el camino del puente de Santiago y encuentro con los de siempre, la señorita que silenciosamente saca a su perro galgo, viejuno y triste, al señor vestido de negro, de profesión bibliotecario, como él me contó y el cual también lleva años abservándome, al señor que con su coche eléctrico, todas las mañanas, haga frío o calor, se acerca hasta el embarcadero de Helios a observar el río , los andarines y los que habitan en el puente, los que toman parte de la biodiversidad del Ebro, los patos y patas gritones, las garzas de una pata, las garcetas, los andarrios y los hambrientos cormoranes, los que después de cada inmersión, te observan y con cara de no pasar pena, tornean los ojos y se vuelven a sumergir y el que hace unos días que no veo, el martín pescador, que tiene su punto de pesca en las escaleretas del puente y que es muy desconfiado.
Estos son los actores que cada mañana forman parte de mi teatro y que en cierta manera forman parte de mi existencia y me hacen feliz.

Después pase por la plaza del Pilar, mirada complaciente a la virgen, saludos puntuales por la calle Alfonso y de nuevo metido en el jolgorio urbano.

Hoy, Chavierín no tenía ganas de reproches y propósitos de enmiendas, sólo me apetece contar
sensibilidades.

Chavierín....

2 comentarios:

  1. He disfrutado leyendo tu crónica de hoy. Casi casi he salido a caminar contigo recorriendo y admirando todo lo que eres capaz de ver y sentir rumbo al trabajo...Sigue así y sigue compartiendo.
    Desde Leganés un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Crónica preciosa: sensible y yo diría que poética. Realmente las cosas pequeñas de la vida, si se miran con ojos amables y creativos pueden ofrecernos muchísimos matices y todos ellos positivos y revitalizantes. Como la cercanía de la primavera, el retorno de los cormoranes, la belleza del martín pescador (lo ha retradado el autor del blog Lo que veo en Zaragoza). En fin, amigo Javier, cada día me recreo más con tu prosa y con tus vivencias. Cuando quieras te digo como puedes incluir también fotos en tu blog que le dará un toque todavía más personal. Un abrazo y buena semana. JL

    ResponderEliminar