jueves, 6 de enero de 2011

EL SENTIDO COMUN


A veces, no entendemos que en el mundo de las leyes, de las normas, de la balanza, en el de la justicia, el librico donde están marcadas todas las directrices para ir por el lindero ,se tarde tanto en juzgar delitos y actuaciones que tienen evidencias clarísimas de culpabilidad y aunque siempre tiene que prevalecer la presunción de inocencia, vemos como se nos van meses y meses sin dar veredictos preparando defensas, consiguiendo montar mucha parafernalia para después decir lo que era obvio y gastar mucho dinero del erario público.

Estos últimos años estamos viendo juicios y grandes puestas en escena; de todos es conocido los casos de corrupción y los asaltos al patrimonio común de los ayuntamientos, grupos organizados especialistas en hacernos creer que lo que hacen es una gran obra para la comunidad y que abandonan el barrio de Eras Altas para mudarse a zonas residenciales porque su porte y nivel de vida no cuadran con su humilde lugar de origen.
Vemos, también, maniobras extrañas, de juicios que al no celebrarse en el tiempo previsto quedan como anécdotas de algo que acurrió. Los grandes casos de los personajes de pro, bien reconocidos, suelen contar con buenos actores de defensa, tienen dinero y buenas relaciones y suelen mingunear a la inteligencia del ciudadano, pero no se dan cuenta de que estas cosas no pasan desapercibidas en la sociedad.
Yo creo que la justicia es lenta por sistema..... son así las cosas, todo lleva su recorrido administrativo, de defensa, de buscar las causas, de presunción, de testigos...., pero ante tantas evidencias las resoluciones tendrían que ser más rápidas y fulminantes, tanto tenías , tanto tienes y si no me demuestras en una semana de dónde has sacado el dinero castigo ejemplar.
Hay cosas que son evidentes, el tren de vida que lleva el vecino, de todos conocido, los moratones que tiene que demostrar la señora agredida para que encarcelen al agresor, el poco tiempo que permanecen en prisión ciertos personajes mediáticos, todo esto sale fuera del sentido común, de la lógica y entonces, claro, nace la desconfianza en la justicia.

En esta sociedad no tiene que existir la convivencia exagerada entre políticos, empresarios y jueces y dejemos de lado los vinos institucionales que luego dan que pensar.

Los jueces tienen que ser toscos , huraños, independientes y justos porque de ellos depende la convivencia de un pais y el parlamento trabajar para crear leyes que agilicen los casos y quiten parafernalias.

Se despide .......Chavierín, para empezar el año con......Garzón

2 comentarios:

  1. Dicen que el sentido común es el menos común de los sentidos. Y no le falta razón al dicho. Como tú bien observas, asuntos tan elementales como una justicia rápida, mano dura con los que se saltan la ley a la torera o sumo cuidado en el desempeño del deber público son aspectos esenciales para configurar una buena convivencia.
    Los de a pie opinamos y poco a poco vamos creando conciencia de necesidad de un comportamiento ético en el desempeño de cargos públicos...
    ¡FELIZ AÑO NUEVO!
    Un abrazo. José Luis

    ResponderEliminar
  2. El gran problema de la Justicia en España es que los jueces no han hecho la transición. Ni apuntan maneras de querer hacerla. Hacienda se informatizó rápido con aquel famoso programa "Padre". Por qué Justicia no ha hecho sus deberes? Las fuerzas de seguridad, policia, guadia civil...hacen bien su trabajo, luego llegan los jueces y lo echan todo a perder. Y los jueces que quieren hacerlo bien, algunos conocidos como el juez Calatayud, se encuentran con que carecen de medios. Deberían aprender de los militares, de su evolución, pero pienso que quizá a determinados políticos y grupos de presión les conviene que sigan así.
    Quizá esa conciencia de la que habla Jose Luis vaya empujando el necesario cambio.
    Desde Leganés, un abrazo

    ResponderEliminar