viernes, 4 de marzo de 2011

EL CUARTO PODER


Ya intuían bien los franceses en su revolución, la importancia que tenía en la solución del problema, la opinión de los escritos .
La prensa en esos tiempos se convertía en el pensamiento callejero y cambiaba el concepto de derechos, agresiones,y libertades produciendo un vuelco en la forma de gobernar. Hoy tenemos escribientes, filmadores de imágenes y contadores de momentos, tenemos la prensa, la televisión, la radio, y el último invento internet que son los que marcan los temas y acaparan la ruta de opinión, siendo capaces con sus informaciones de cambiar el curso de los debates y la convivencia de un país.

Los medios de comunicación son necesarios, tendrían que ser los altavoces sensatos de la actualidad, cuanta más información reciba la gente mejor, cuanto más formativos sean los contenidos mejor y cuanto menos se manipulen mejor que mejor. Queramos o no, de los mensajes informativos siempre se aprende algo, hasta al más negado le queda información.
La aparición de la prensa gratuita es enriquecedora para la gente, se lee más y con noticias puntuales,... pero existe el peligro de la deformación.

En todos los lugares existe la T.V y radio generalista, la que es de todos, la que tendría que informar de forma ecuánime ; también existen los medios privados de comunicación, por ley y por derecho, con tendencia de información conservadora o liberal y donde cada uno interpreta la opinión según su ideología, con clientela propia, y convertidos en empresas privadas.

Sería interesante que estos medios, serios y con derecho por la libertad de mercado, informaran pero no alarmaran, no interesa el extremismo ni el derrotismo conservador ni la opinión extrema liberal, toda información tiene que estar producida para construir, para avanzar y para ayudar al país, y en este caso, para que salga adelante.
El periodista profesional siempre se jacta de su independencia, sería lo correcto, "el consejo decente ", lo estudiado, pero una vez metido en harina de empresa, el periodista se convierte en empleado eficiente, desvirtuando su cometido principal al seguir las órdenes de su dirección.
Si la empresa tiene inversiones o intereses en otros lares la información se mediatiza y entonces, por el interés, se flirtea con el gobierno de turno.
Los medios de comunicación son muy válidos como entretenimientos, cuenta historias, films, docus, etc, etc. etc., pero la opinión de verdad, la que pesa, es la de los medios generalistas que tiene más fundamento universitario.

Los ciudadanos de a pié, queramos o no , tendremos que hacer un master de criterio y racionalidad para poder interpretar tanta avalancha confusa de información.

¡¡¡ Ya voy, ya, D. Gregorio, !!!, ya dejo el calarión en su sitio.

Chavierín.

1 comentario:

  1. ¡Así me gusta! que el alumno se comporte bien y escriba su redacción de forma sensata. El último respingo de tu escrito me ha encantado. Y lo del calarión, no digamos. Respecto a tus reflexiones sobre los medios de comunicación, no puedo estar más de acuerdo con su contenido. En todo caso, parece que lo que ahora se vislumbra es una democratización de la información. Todo el mundo tiene ya capacidad para generar contenidos y eso es muy bueno para una sociedad compleja como la que vamos construyendo. Un abrazo. Feliz semana. JL

    ResponderEliminar