lunes, 2 de mayo de 2011

*** ZAFARRANCHO ***


Todo lo que sea mecanismos, ideas buenas, estudios para crear riqueza, nivel de vida y respeto con el medio ambiente, siempre serán bien recibidos en las sociedades pequeñas, en los pueblos necesitados de iniciativas, para buscar soluciones a su futuro y así poder fijar la población.

Escribo un poco del informe que tengo en mis manos sobre La agenda 21 local, que veo interesante.

En la Europa nuestra, también parece que se trabaja. En los últimos años se han venido desarrollando una serie de trabajos tendentes a la realización de estrategias o planes de desarrollo sostenible, embriones de las agendas 21 locales surgidas en la cumbre de Rio y promovidas por iniciativas como la carta de Aalborg o la Red Europea de ciudades sostenibles.
Estos trabajos han permitido crear un método de trabajo que combina el análisis ambiental, territorial, económico y social con la participación directa ciudadana en la toma de decisiones a nivel local.
Son unos estudios técnicos de cara al siglo que empieza y con un seguimiento de evaluación y consulta ciudadanas a las propuestas y a los objetivos a alcanzar. Tenemos el estudio y el método y los ciudadanos tienen que asumir que son parte de su propio desarrollo y puesta en marcha.
Yo, como ciudadano, y nacido en un pueblo pequeño, tengo que reconocer que el estudio está bien, largo, en la lógica para ver resultados, pero conveniente para la implicación de la sociedad y salida del marasmo en el que siempre se espera que todo te lo den hecho. La busqueda de opiniónes de necesidades, de asistencia social, de trabajo, de entretenimientos,etc.etc., nos da la guía para llevar futuras actuaciones y mejorar la calidad de vida.
En las comunidades pequeñas, en los pueblos, no tenemos que dejar las soluciones sólo en manos de los políticos del lugar; en este barco pequeño donde siempre se ven las mismas caras, se reciben los mismos aires, se rondan en las mismas esquinas y se ven pasar y pasar los duros inviernos , los habitantes tienen que saber mezclar el amor a su pueblo con los visos de futuro inmediato, importante para poder avanzar. Es de ley que mi patio y mi calle la tenga bien barrida pero el poder presentar a mi pueblo, a mi lugar, como ejemplo de eficacia para recibir felicitaciones por el trabajo bien hecho, llena un poco el ánima y te invita a seguir.
Los tiempos vienen muy complicados, tendremos que aprender a pensar, a meditar qué es lo que queremos; las grandes instancias nos pueden ayudar; a veces tienen el dinero pero les falta las ideas para gastarlo pero tenemos que ser nosotros los que presentemos los proyectos sérios de viabilidad.
El futuro prometedor sólo se consigue con ganas de trabajar...., volviéndonos un poco chinos y con grandes dosis de imaginación e ilusiones.
Las asociaciones culturales suelen ser los gérmenes para empezar a pensar y actuar; la cultura y la educación hace maravillas dignas de encomio;..... esto está montado así....con trabajo.

Hoy, Chavierín, alaba las iniciativas europeas y sigue siendo un europeo de pro.

Me voy corriendo a pensar a la piedra de la lavadera.....iré por barella...


Chavierín.

1 comentario:

  1. Si me esperas yo también voy a la piedra La Lavadera. Allí, bien tranquilos podremos exponer razones y argumentos sobre la situación política y económica de este país que, últimamente parece que no acaba de tomar la ruta del progreso. Más bien al contrario, observo una falta de liderazgo y capacidad de ilusionar a los ciudadanos que necesitan de ese empuje para acometer muchas de las positivas ideas de la agenda 21 local. No obstante, creo que avanzar, aunque con muchas dificultades, vamos avanzando.

    ResponderEliminar