viernes, 29 de junio de 2012

LOS HISPANOS

Hace unos treinta años, y  con poca experiencia, nos hicimos cargo de un jardin nuevo sin ser buenos hortelanos, dejamos pasar a la gusanería de la especulación y la incultura, y nos  destruyeron todo.Nos fiamos de los piquitos de oro, braceantes, y dimos como buenas las actuaciones puntuales, después, como consecuencia,  vendrían en las crónicas las historias de los renglones torcidos,...ojos mirando al suelo, escondidos bajo una suave sonrisa picarona,... impresiones expuestas, lamentablemente,  en los cronicarios mundiales..........
La Hispania nuestra, la del pastoreo,  la que después de tantos años rellenó miles y miles de  estadillos de historia, refrendos de vida,...de arte,...de señorío,...de identidad,...y que ahora, unos fusilánimes banqueros y unos politiquillos de medio pelo la quieren degradar.
Más lejos de la realidad, las estampas de los gallardos españoles no las ocultan los desmanes de estos indecentes.
Hoy los hispanos estamos en boga, también, por motivos diferentes, en el mundo del deporte sobresalimos en espíritu competitivo,... en el mundo del futbol, con los Alonsos, Gasoles, Nadales,etc. etc., somos brillantes,  a la vez que educados y  actuamos como grupos de ejemplo de conducta y convivencia.
El borrón enquistado de pais de pandereta bien la puede cambiar la actitud y la seriedad junto con lo que fue nuestra historia de España, plena  y  llena de sufrimiento pero capaz de construir miles y miles de lares, de rincones,  que llaman la atención,...nuestra identidad de años en Europa y en el mundo.
Los indecentes de estos últimos años no pueden cambiar nuestro gran sentido de solidaridad, del  sentido de erradicar el dolor en otros lugares, de apoyar iniciativas de desarrollo, de tender la mano voluntariamente,...de gente cabal.
Vendemos en los mercadillos,  catálogos de  grandes artesanos de la Hispania, investigadores, poetas,  juglares, artistas, pensadores, buenos  empresarios, tenderos y grandes estadistas,...historia escrita y muy respetable.
Para Chavierín los Hispanos son los profesionales, los que creen en su pais, los que hacen que funcionen las cosas, los grupos que nos marcan las líneas de actuación y decencia, los puretas y los indignados y los que manejan bien los principios de convivencia, que afortunadamente son la mayoría.
A estas personas de las calles obscuras les faltan principios, sensibilidad, principio de ciudadania,... de hecho, todos estos especuladores no tienen patria, van a lo suyo y continuamente complican la existencia por los lugares que pasan.
Antiguamente desterraban a las Guayanas a los delincuentes,...lejos,  porque no eran dignos de llevar el nombre de su pais por el mundo.
Al final Chavierín se queda con la actitud muy nuestra, familiar, de ayudar a  los hijos, de tener ilusión, de tener fe en el futuro, y de contar con nuestra seriedad para arreglar las cosas.

Esto fue lo que aprendimos en los  anales de la querida Hispania.

Chavierín,...con la cabeza bien alta.

1 comentario:

  1. Los sufridos hispanos... macerados con el viento y los extremos térmicos. Forjados a base de guerras, invasiones y luchas. Acostumbrados a bregar con la tierra para arrancarle algún fruto. Acostumbrados también a vivir con bien poco. Los tiempos cambian, los pueblos evolucionan y las nuevas generaciones se acostumbran a los exigentes parámetros de la modernidad. Has dibujado bien nuestro carácter, el espíritu resistente de la sociedad de abajo. La solidaridad, el mirar por el bien común...

    A los de arriba les basta con mirar de reojo las cifras de sus cuentas corrientes. Bah! no hay que preocuparse -dicen- De momento, el griterío de las algaradas casi no es perceptible. ¿Hasta cuándo?

    ResponderEliminar